oficinadeprensaobmoron.jpg

Página principal
Versión en WORD para imprimir o guardar
wordbot.jpg 

altasbot3.jpg facebookbot3.jpg


- Asamblea Diocesana de Comunicación Social – Nuevos desafíos de la comunicación
MC900431561[1]
-
La espiritualidad como signo de estos tiempos – Cambio de fecha en la disertación del Dr. Nelson Castro MC900431561[1]
-
Presentación de la Pastoral Universitaria en la Diócesis – Apertura de su oficina en la U.M. MC900431561[1]
- Misa animada por la RCC en San Judas Tadeo
MC900431561[1]
                                                                                             

Banner-koinoniafinal.gif

productosdelcolmenarb.jpg


sancarlosb.jpg

 

drasilvana.jpg

 

carilo web.jpg

 

radiolabuenanoticiakoinonia.jpg

 

radiomariakoinonia2.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

edss.gif

walsh3.gif

 

 

 

Delegación para la Comunicación Social

 

Asamblea Diocesana de
Comunicación Social

 

Que sepamos escuchar lo que el Espíritu nos comunica

comunicacionsocialdiocesana.jpg

Mons. Luis Guillermo Eichhorn: “La comunicación social es un medio privilegiado para la evangelización. La Asamblea de Comunicación nos ayudará a asumir dicha responsabilidad y a construir y mantener vínculos a través del compartir la información y comunicarnos, para sentirnos más Iglesia, más familia de Dios en esta Iglesia diocesana de Nuestra Señora del Buen Viaje”.

 

Comenzamos el camino hacia la Asamblea Diocesana de Comunicación que tendrá lugar el sábado 29 de septiembre, de 8.30 a 12.00 hs., en el Colegio Parroquial Nuestra Señora del Buen Viaje (Belgrano 357 – Morón).

 

Presentamos el trabajo previo de estudio y de encuesta a las comunidades.

La iluminación estará a cargo del Pbro. Jorge Oesterheld, Párroco de Virgen de las Flores de Morón Centro, Secretario Ejecutivo de la Comisión Episcopal de Comunicación Social y responsable de la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Argentina, quien nos ayudará a reflexionar sobre Evangelización, Iglesia y Comunicación.

 

En esta oportunidad, compartimos su disertación en el Ciclo Compartiendo Saberes, de la Fundación Vetrano, referida a los nuevos desafíos de la comunicación. A su término, se detalla la encuesta.

 

Pedimos a los Sres. Párrocos y responsables de las comunidades educativas, que animen la participación de al menos un referente por comunidad. También son convocados todos aquellos que en las comunidades, movimientos e instituciones estén trabajando en el área de comunicación (boletines parroquiales, carteleras, páginas web, redes sociales, etc.).

 

Para una mejor organización, necesitamos que los mismos se comuniquen con nosotros a la Oficina de Prensa del Obispado: Sr. Fabián Parodi; de lunes a viernes de 9 a 12 horas; Buen Viaje 936 – Morón; teléfono: 4629-3143 - email: obmoronprensa@gmail.com

 

 

Trabajo previo

 

1- Para reflexionar

 

NSBV_-Ciclo_Comp._Saberes_Carteles_A3-.jpg

 

Fundación Monseñor Vicente Vetrano

Delegación para la Cultura y el Patrimonio Histórico


NSBV_-Ciclo_Comp._Saberes_Carteles_A3-.jpg

 

Compartiendo Saberes

Ciclo 2012

 

“Nuevos desafíos de la comunicación”

 

Tercer encuentro del ciclo “Compartiendo Saberes”.
Fundación Monseñor Vicente Vetrano, Casa de la Cultura, Abel Costa 261 – Morón.

 

Reflexión a cargo del Pbro. Lic. Jorge Oesterheld.

 

La comunicación es algo absolutamente clave y central. En este último tiempo, ha adquirido una dimensión completamente nueva y los enormes cambios que se están produciendo en la comunicación humana, tienen un efecto muy importante sobre la convivencia y sobre nuestra vida.

 

exposicionoesterheld.jpg

¿Cómo son los cambios? ¿En qué consisten?

Para tener un punto de comparación, los cambios de estos últimos tiempos se asemejan a la revolución industrial. A partir de inventos como la máquina de vapor y la electricidad, el mundo comenzó a cambiar de una manera asombrosa.

 

Eran aparatos que cuando empezaron a funcionar, transformaron las formas de producción y fabricación, y por lo tanto, las economías y las sociedades. Modificaron todo, las características sociales, las ciudades, la política, etc.

 

Mucho más cerca, comenzaron a aparecer otros aparatos de computación y comunicación que caracterizan nuestros días y que están modificando la convivencia humana de una manera muchos más profunda que aquellos aparatos de la revolución industrial. Los aparatos modernos son más sutiles, pero modifican algo mucho más profundo. No modifican solamente las relaciones de producción, sociales y políticas, modifican la manera en que nos conocemos, nos comunicamos, la manera en que hablamos con nosotros mismos. Y modifican también el modo en que nos relacionamos con Dios, porque de la manera en que nos relacionamos con el hermano, tiene que ver con la manera en que nos relacionamos con Dios.

 

Los aparatos modernos están cambiando la forma en que nos comunicamos y la forma diferente en que nos comunicamos, está cambiando las sociedades.

 

Todo esto tiene que ver con lo más profundo del hombre y con la convivencia humana, entonces, para la Iglesia es un tema muy importante.

 

No podemos distraernos y caer en una actitud de que esto ya va a pasar. No sólo no va a pasar, sino que recién está comenzando.

 

No hay certeza sobre lo que viene. Los descubrimientos que se van sucediendo están por delante de nuestra capacidad de incorporarlos y asimilarlos. Los conocimientos de la humanidad cambian y se multiplican a cada instante y se torna imposible transmitirlos y acceder.

 

¿Qué se hace en medio de tantas transformaciones y tanta velocidad? Es ver hacia dónde se dirigen los cambios y observar si hay alguna dirección en esta carrera.

 

En materia de comunicación, el P. Oesterheld nos describe:

La comunicación social y la información que circulaba hace un tiempo, era mediada fundamentalmente por los grandes medios de comunicación. “Muy poca gente” con gran poder económico y con grandes ganancias de dinero manejaba toda nuestra información, los grandes periódicos y agencias de comunicación mundiales. Como mucho, unas mil personas eran las que decidían cómo circulaba la información, las que decidían qué era importante y qué no.

 

Esta realidad comienza a modificarse con la aparición de internet. Comienza a surgir la posibilidad de que todos accedamos, desde distintos lugares, desde el pueblo o la comodidad de la casa, a la información. Y la posibilidad de cotejarla en distintos portales y acceder a los lugares donde ocurrían los hechos.

De pronto, surgió la posibilidad de acceder desde nuestra computadora a una cantidad de conocimiento inmenso. Aparecieron las páginas web y acceder a ellas era extraordinario.

Se pasó de muy poquita gente que manejaba la información, a muchos más. Pero seguían siendo pocos, porque tener una página web, saber cómo hacerla, acceder a la información y mantenerla era una cuestión muy complicada y costosa.

 

El paso siguiente fue empezar a discutir cuáles son los conocimientos importantes y que valen la pena.

 

¿Cómo sabemos que al ingresar en una página, eso es verdad o no? ¿Cómo se ordenan estos conocimientos? Apareció Google y los ordenó. Y lo hizo “estadísticamente” según la cantidad de entradas. El conocimiento más importante es el que más se ve.

 

En plena discusión sobre ordenar de esta forma, aparecieron más novedades como los grandes depósitos en los que cada uno coloca videos, archivos, etc., y los blogs. Entonces, cada vez más gente comenzaba a producir información, hasta que cada uno se convirtió en un medio de comunicación. Y el tema pasó de ser:

De formar la conciencia crítica: Hay que prepararse, sobre todo a los jóvenes, para tener “criterios para acceder a los medios de comunicación”; a que todos, en especial los jóvenes, somos medios de comunicación. Y ahora la cuestión es ¿Con qué criterios cada uno hace un canal de televisión y pone toda la información que comparte? Problema complicado. Ya no tenemos que educar la conciencia crítica, sino nuestra capacidad de comunicarnos.

 

En medio de todo esto, aparecieron las redes sociales, por ejemplo “Facebook”, que son muy fáciles de usar. Todo el mundo puede convertirse en un gran medio de comunicación.

 

Y se agregan dos elementos importantísimos: La facilidad para hacer las cosas y que para hacerlo, tengo que decir quién soy. Antes, todo era anónimo, ahora, los miles de millones de personas que utilizan las redes tienen que decir quiénes son, cuál es su historia, dónde viven, etc., su “biografía”. Lo que es mucho más eficaz que el tema de la conciencia crítica. El otro puede mirar la historia completa de cada uno e ir viendo la coherencia o incoherencia de la misma.

 

Pero hay algo más profundo. Google dio una mano para ordenar el conocimiento de la humanidad por medio de las estadísticas. ¿Qué es verdad?: Lo que la gente más ve.

Y las redes sociales, ahora agregan otro elemento: Es verdad lo que para mi amigo es verdad. El orden es afectivo. Nos interesa lo que a nuestros amigos les interesa. Y apruebo lo que mis amistades aprueban. Y formamos parte de un grupo que piensa de determinada manera.

 

El pensamiento, el conocimiento, el acceso a todo lo que hay que saber, se ordenan hoy en día en función de criterios afectivos, donde es verdad lo que nuestro amigo cree que es verdad, y nosotros le respondemos lo que creemos que es verdad; y todo con nombre y apellido (con biografía).

 

Lo que ocurre es muy significativo. Se están produciendo cambios inmensos en la manera de percibirnos a nosotros mismos, de percibir a los demás, de ordenar el conocimiento humano, de establecer lo que está bien y lo que está mal, de lo que es verdad y lo que no es.

 

En los cambios que se suceden hora tras hora, cada vez es más importante la interrelación y cada vez más, lo que le importa a la gente es lo que le pasa a la gente que le importa; cada vez más, desde los propios grupos de referencia la gente juzga y opina sobre lo que dicen los grandes medios y centros de poder, donde hay mucha información pero sospechosa. La información que no es sospechosa es la de mis amigos.

 

Estamos cambiando la manera de ver el mundo. Los chicos que nacen en este contexto, ven el mundo así de entrada. No entienden que los adultos hayan dependido de un reducido grupo de personas que manejaban las agencias de publicidad, de noticias y los cuatro canales.

 

2.jpg

¿Qué es lo que la Iglesia ha ido diciendo?

Hay un dicho, “La Iglesia creyó que eran del demonio; después, se dio cuenta que eran un don de Dios, pero ya eran del demonio”.

 

Cuando aparecen los grandes medios de comunicación, la Iglesia lo vivió con nerviosismo. Enseguida surgieron radios, periódicos, estudios de televisión, etc.. Pero por otro lado, se comenzó a mirar toda esta movida como un peligro.

 

¿Qué es lo que hay en el fondo de esa tención que apareció desde un primer momento?

Al momento en que aparecieron los grandes medios de comunicación, el único gran medio era la Iglesia. La única institución que ponía en contacto al más rico con el más pobre, a todas las clases sociales, al que vivía de misionero en la India con el que vivía en Nueva York, era la Iglesia. Era la única mediación que había en la humanidad.

 

Con los grandes medios, aparecen nuevas mediaciones y otra manera de contar lo que pasa en el mundo. Comienzan a parecer otros discursos. Y aparecen distintas posturas. Una de ellas, es que tenemos que tener una prensa buena para luchar contra esos grandes medios. Después apareció la postura de descalificarlos. Mientras, los medios se fueron convirtiendo en lo que eran y la Iglesia en lo que es y se produce un magnífico discurso sobre los medios de comunicación y una actitud de miedo y de no saber qué hacer.

 

El discurso primero fue ¡Tengamos cuidado! Después, bueno ¡Depende cómo se usen!

 

Luego del Concilio Vaticano II, aflora un gran interés por los medios de comunicación y comienzan a ser vistos como un don de Dios para la comunicación humana. Un Concilio Ecuménico estableció la única fecha en el calendario de la Iglesia, al crear la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. En el Concilio Vaticano II, la Iglesia toma conciencia que no son medios que dependen cómo se usen. Esos medios están conformando una sociedad nueva y ahí hay que estar. Y empieza a verse la necesidad de participar y no de crear medios para luchar contra ellos. Se ve la necesidad de introducirse en esos medios que eran los que estaban haciendo la sociedad que se gestaba entonces.

 

El paso siguiente lo da Juan Pablo II, que empieza a usar la televisión con muchísima habilidad y masivamente, y comienza a hablar de los medios de comunicación como el lugar donde se genera el gran debate del encuentro entre las culturas, “el areópago de Atenas”. Entonces la Iglesia tiene que estar en ese lugar, porque ahí se está generando el gran debate cultural. Se dieron pasos enormes desde aquello de tener miedo, hasta aquí, en que estamos todos en plan de igualdad, hablando y discutiendo en un encuentro de culturas.

 

Sabemos lo que fue Juan Pablo II y la importancia de la televisión y los medios de comunicación en su enfermedad y muerte. Es el primer Papa que se muere en la casa de todos los cristianos y todo lo generó él, utilizando esos medios.

 

Sobre el final de Juan Pablo II aparece la revolución cibernética y Benedicto XVI tiene cosas extraordinarias sobre esta revolución de las nuevas tecnologías. El Papa Benedicto deja de hablar del areópago y usa otra maravillosa imagen: El “Patio de los Gentiles”. En el Templo de Jerusalén estaba el Santo de los Santos, que era el lugar donde nada más entraba el Sacerdote; había un lugar más grande que era para los judíos varones; y después estaba el patio para las mujeres. Afuera, se encontraba el patio de los gentiles, en el que entraban los que no eran judíos pero que se compenetraban con la religión de Israel y miraban desde lejos, tratando de comprender. De ahí hecha Jesús a los mercaderes del Templo, diciendo que esto también es la Casa de mi Padre, que esta gente también está rezando.

 

El Papa manifiesta que Internet es el Patio de los Gentiles, el lugar desde donde el mundo mira tratando de comprender lo qué pasa. Y ahí, hay que estar reencontrándonos con estos instrumentos maravillosos que Dios ha puesto en nuestras manos, tratando de entender qué pasa, cómo funcionan estas cosas que están produciendo un cambio tan profundo en nosotros mismos.

 

3.jpg

Efectos sobre nosotros y las comunidades

Un estudio de la empresa Telefónica en América Latina sobre el uso de teléfonos móviles más sofisticados, arrojó el dato de que eran adquiridos por papás que necesitaban saber dónde se encontraban sus hijos, y por eso se los compraban a ellos. Y los jóvenes los utilizaban para el envío de mensajes muy cortos.

 

¿De qué hablan? Les preguntaron a los chicos. - ¡De nada! fue la respuesta, solamente necesitamos saber si tal persona está.

Es un dato pastoral importantísimo. Los chicos no hablan de nada, quieren saber quiénes están con ellos.

Los mensajes, son para saber quien está y quién no está, quién está conmigo y quién no. Esto es una nueva forma de ser prójimo, de proximidad, de sentir al otro cerca o de estar cerca del otro.

 

Es un desafío para muchos Curas que trabajan con jóvenes, el uso del teléfono y de facebook , porque si no estás ahí y respondés todo el tiempo, generás sospecha y te borran. Hay que estar siempre “conectado” si querés ser valorado por esta gente, que nació con esta manera de sentirse cerca de otros.

 

Otro elemento de la vida cotidiana, es lo que la tecnología en comunicaciones ha cambiado de la vida de la gente mayor, sobre todo las que están en los geriátricos. Vemos al visitarlos, cómo los abuelos están con el teléfono a su lado.

 

Estos ejemplos son hechos que nos indican cómo nos están modificando muy concretamente e implican hacernos cargo de estos cambios. A esto le agregamos todo lo que es la política, la participación ciudadana, las revoluciones que se están dando, por mencionar una, en el mundo árabe, donde estos aparatos se están introduciendo en una cultura en la que no ha habido posibilidad de pensar y discutir.

También en nuestro país, por ejemplo, cada vez es más difícil mentir, más rápido nos damos cuenta lo que es mentira, etc..

 

Nada pasa sin que Dios lo permita y es Él el que nos regala todas estas cosas. Hay que preguntarse ¿Qué nos quiere decir Dios que nos da todos estos elementos, qué nos está proponiendo?

 

Todo esto implica, sobre todo a los dirigentes de las comunidades, pensar el mundo y la manera en que nos relacionamos de una forma diferente.

En nuestras comunidades nos está planteando una infinidad de desafíos, pero fundamentalmente, está modificando una cosa en las Iglesias y en las familias: La manera de conducir y de gobernar.

 

Cada vez es más difícil mandar imponiéndose. Cada vez más habrá que explicarlo todo, charlarlo, y entender que si no contestás y tenés argumentos en las respuestas, mejor hacer silencio.

La realidad de “aquí estoy yo, tengo la verdad, te la doy y cállate la boca”, se acabó hace tiempo. El Señor nos da todos estos aparatos para que no nos quede ninguna duda que esta actitud se tenía que terminar. No existe más el “yo tengo el saber, el poder”; yo soy superior, vos aprendé”.

 

Esto se conecta con lo que Jesús mismo enseña y dice del Reino, invitándonos a amarnos como personas, de igual a igual. Todo lo que el Señor habla de ocupar el último lugar, tiene mucho que ver con esta realidad que estamos viviendo. El Evangelio nos muestra una actualidad asombrosa. Jesús nos dice cómo tenemos que relacionarnos, explicándonos que no podemos estar mandándonos los unos a los otros, sino que tenemos que amarnos; que tenemos que ocupar el último lugar, como Él que se puso a lavar los pies a los Discípulos.

 

Las transformaciones sociales que estamos viviendo nos están obligando a poner en actos todos los conceptos de autoridad que encontramos en el Evangelio. No hay más lugar para que alguien se suba a un pedestal y quiera explicar hacia dónde va el mundo. Ni el Papa puede hacerlo, y está bien, porque el Espíritu Santo se derramó sobre todos y la invitación es a que entre todos construyamos, nos ayudemos. Cada vez hay menos espacio para tener otra forma de tener autoridad. Y lo único que se valora es el amor, la capacidad de entrega, de servicio y de compromiso.

 

No es poca cosa que el criterio que se usa en facebook sea el afectivo. Lo que los chicos hacen cuando utilizan una red social, es usar una intuición muy profunda, la de confiar nada más en los que los quieren.

 

Para  qué sirve lo que escribió gente con bronca, para sentirse importante y para mandarme.

Estas cosas están alumbrando una Iglesia totalmente nueva. En la medida en que sepamos escuchar al Espíritu que nos habla sobre esto, realmente vamos a hacer aquella Iglesia que creíamos que íbamos a hacer con una charlita, con una reunión de grupo, yendo a Misa y siendo buenos. Es mucho más profundo, es convertirnos y cambiar el punto de vista y reencontrarnos entre nosotros como hermanos.

 

 

 

2- PARA IR TRABAJANDO

 

Observando la realidad Diocesana

 

Consulta a las comunidades

 

1- Nuestro primer paso será un relevamiento de cada comunidad respecto a la comunicación social.

Ver cómo se lleva adelante la comunicación, qué es lo que se realiza en cada una, cuáles son sus formas de comunicación con los fieles (cartas, avisos parroquiales, carteleras, boletines, páginas web, redes sociales, etc.) qué emprendimientos de comunicación social tienen, por ejemplo: Programas de radio.

 

2- La comunicación hacia adentro.

¿Cómo funciona nuestra red de comunicación? ¿Cómo se podría mejorar?

Qué alcance tienen Koinonia y la página del Obispado entre los agentes pastorales de la comunidad? ¿Y el periódico Seguimos Caminando?

¿Cómo se puede mejorar la interacción de las comunidades con la Oficina de Prensa del Obispado?

 

3- La presencia eclesial en los medios de comunicación

¿Tenemos presencia como testimonio y signo evangelizador dentro los medios que influyen en la Diócesis, sobre todo en los de producción local?

 

4- Comunicadores y capacitación

¿La comunidad cuenta con agentes pastorales dedicados a la comunicación? ¿Qué grado de capacitación tienen?

 

5- Evangelización y comunicación

Efectividad comunicativa ¿Qué grado de comunicabilidad hay en la tarea evangelizadora de nuestras comunidades. En todos los aspectos: En las homilías, en la misión, en la catequesis, etc.?

 

(El desafío es doble, a nuestros esfuerzos y preocupaciones por el anuncio de la Buena Nueva del Reino, se suma la tensión de que debemos ser eficaces. No basta sólo con proclamar, debemos ver los modos que utilizamos para que la gente comprenda y asimile lo que le anunciamos.

 

Un ejemplo muy interesante de consulta sobre la comunicabilidad en la tarea evangelizadora lo encontramos en el Evangelio de Marcos 8, 27. Jesús evalúa el grado de comprensión de su prédica, primero en la gente “¿Quién dice la gente que soy yo?”; y luego en sus discípulos “Y ustedes, quién dicen que soy yo”. ¿Cuál fue el resultado?

Seguidamente, vemos en Marcos 8, 31 que Jesús continuó enseñándoles ¿Comprendían, sobre todo Pedro, lo que Jesús les transmitía?)

 

 

up

 

 

escuelaperiodismoban.jpg



 

NSBV_-Ciclo_Comp._Saberes_Carteles_A3-.jpg

 

Fundación Monseñor Vicente Vetrano

Delegación para la Cultura y el Patrimonio Histórico


NSBV_-Ciclo_Comp._Saberes_Carteles_A3-.jpg

 

Compartiendo Saberes

Ciclo 2012

 

“La espiritualidad como
signo de estos tiempos”

 

La Fundación Monseñor Vicente Vetrano tiene el agrado de invitar al cuarto encuentro del ciclo 2012 “COMPARTIENDO SABERES”, que tendrá lugar el viernes 14 de septiembre, a las 20.30 hs., en la Casa de la Cultura, Abel Costa 261 – Morón.

 

 “La espiritualidad como signo de estos tiempos” será la exposición a cargo de la Dra. Virginia Azcuy.

 

La invitación es para todos aquellos que se sientan atraídos por el tema. Para su organización, les decimos que la charla se desarrollará en 60 minutos aproximadamente, y luego unos 30 minutos de preguntas y respuestas. A las 22.00 hs. daremos por terminado el encuentro.

Serán todos bienvenidos.

 

Bono Contribución: $20.- (para el mantenimiento de los gastos básicos de la organización y de los invitados)

 

Para mayor información dirigirse a: info@compartiendosaberes.com.ar

 

Aprovechamos para comunicarles el cambio de fecha y lugar del próximo encuentro a cargo del periodista Nelson Castro. El mismo se realizará el viernes 19 de octubre, a las 20.30 hs en nuestra sede, Abel Costa 261, Morón.

 

 

Compartiendo_Saberes_-Afiche_2012-_(2).jpg

compartiendosaberes.jpg

 

 

 

up

           

 

 

 

 

Pastoral de Juventud

Pastoral Universitaria

 

1000jovenesb.jpg

 
Presentación de la Pastoral Universitaria

 

El Pbro. Mariano del Río, Delegado del Obispo para la Pastoral Universitaria, invita a la presentación diocesana de la mencionada Pastoral y posterior apertura de su oficina en la Universidad de Morón, que se realizará el lunes 10 de septiembre a las 20:30 hs., en el aula S101 del edificio principal de esta Universidad, ingresando por la calle Machado N° 854. El acto contará con la presencia del Sr. Obispo, Mons. Luis Guillermo Eichhorn, quien presidirá la celebración de la Eucaristía.

 

El encuentro se desarrollará de la siguiente manera:

20:15 hs. Recepción

20:30 hs. Presentación de la Pastoral Universitaria del Obispado de Morón

20:45 hs. Presentación de la Página WEB

21:00 hs. Celebración Eucarística presidida por S.E.R. Mons. Luis Guillermo Eichhorn

                 Apertura de la oficina de la Pastoral Universitaria en la Universidad de Morón

 

 

Contacto:

Sitio WEB: http://pastoralumoron.org.ar

 

Email: pastoralumoron@gmail.com

 

 

 

up

 

 

 

 

 



rcc

Renovación Carismática Católica

Jueves 6 de septiembre

Misa animada por la RCC en San Judas Tadeo

La Parroquia San Judas Tadeo de Ituzaingó (Mansilla 867), invita a participar de la Santa Misa animada por la Renovación Carismática, este jueves 6 de septiembre, a las 19.00 hs.


Previamente, a las 18.00 hs., se contará con la enseñanza del sacerdote, Lucas Casaert.

 


up

 

 

barra

 

Delegación para la Comunicación Social de la Diócesis de Morón

000501c7fea3$cb6337b0$2401a8c0@FABIANPARODI

botones Koino 3f

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ