oficinadeprensaobmoron.jpg

Página principal
Versión en WORD para imprimir o guardar
wordbot.jpg 

altasbot3.jpg facebookbot3.jpg


- Asamblea Diocesana para la Misión Permanente – “Cristo está vivo en mí y lo anuncio” - Encuesta
MC900431561[1]
-
Misión a El Simbolar – Grupo Misionero Comunidad Educativa San Judas Tadeo y Santa María de Guadalupe MC900431561[1]
-
55 años de la Liga de Madres de Familia Diocesana MC900431561[1]
-
Partieron a la Casa del Padre MC900431561[1]
- Camino de Misericordia MC900431561[1]
- “Ábrete” – Sobre la Asamblea Diocesana de Liturgia
MC900431561[1]
                                                                                                                                   

Banner-koinoniafinal.gif

productosdelcolmenarb.jpg


sancarlosb.jpg

 

drasilvana.jpg

 

carilo web.jpg

 

radiolabuenanoticiakoinonia.jpg

 

radiomariakoinonia2.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

edss.gif

walsh3.gif

 

 

 

octubremision.jpg

 

Equipo de Animación Misionera

 

Asamblea Diocesana para la Misión Permanente

 

“Cristo está vivo en mí y lo anuncio

 

El 22 de septiembre tendrá lugar la ASAMBLEA DIOCESANA DE MISIÓN, en la que esperamos contar con la presencia de todos, en especial, de los que participaron en el Primer Congreso Misionero de la Diócesis.

 

Las actividades se desarrollarán en el Colegio María Auxiliadora a partir de las 08.30 hs., hasta las 18.00. Está previsto que la Misa comience a las 16,30 hs.

 

Se compartirán los alimentos a la canasta y habrá bufett.

 

misioneros.jpg

 

Consulta a las comunidades

 

Recordamos el pedido de nuestro Obispo Luís, de contestar estas preguntas con motivo de la realización de la Asamblea.

Los aportes que surjan de las respuestas, servirán para el discernimiento y reflexión. Estas preguntas pueden trabajarse en el espacio de los consejos, juntas pastorales, o un grupo convocado para tal fin. Hay preguntas que también pueden contestar las comunidades educativas, los movimientos y las comunidades nucleadas en una espiritualidad.

 

Nota:

El Equipo de Animación está disponible para asistir y acompañar a las comunidades que soliciten asistencia para este trabajo.

 

 

ABRIÉNDONOS

1.- Nuestra comunidad ¿Conoció sobre el encuentro de los Obispos latinoamericanos en Aparecida? y ¿En qué fue ayudándonos, en qué nos impulsó?

2.- ¿Qué realidades (grupos, personas, instituciones) de tu Parroquia necesitan una renovación misionera?

 

SALIENDO

3.-El Congreso Misionero Diocesano nos alentó para encontrarnos con los más alejados de nuestra comunidad, ¿Cómo lo hicimos? ¿Motivamos espacios de encuentro más allá del Templo? ¿Somos capaces de dialogar con personas alejadas, indiferentes o de otras religiones?

4.- A partir del Congreso Misionero ¿Qué caminos, métodos o iniciativas surgieron en la comunidad parroquial?

 

ENCONTRÁNDONOS

5.- ¿Estamos recreando nuestros vínculos comunitarios y abriéndonos a otros vínculos comunitarios? ¿Estamos dando lugar a los jóvenes, a las familias?

 

Para las comunidades educativas, movimientos y comunidades nucleadas en una espiritualidad:

 

1-¿En qué los iluminó el Documento de Aparecida?

 

2-¿A qué los motivó el Congreso Misionero Diocesano de 2010?

 

3-¿Qué ideas e iniciativas surgieron?

 

 

Para mayores informes:

4452-3175

 

 

up

 

 

 

 

 

Comunidad Educativa San Judas Tadeo – Santa María de Guadalupe

Olazábal 848, Ituzaingó - 4624-0736

 

 

Yo conocí a un buen pastor…

 

            …“yo conocí a un buen pastor, era la brisa, la luna y el sol; cuando el cantaba, mi alma bailaba y juntos éramos como una sola voz”…

 

Misión a El Simbolar

 

Ya de regreso…, ahora sentado frente a mi computadora, estoy repasando cada uno de los momentos vividos que resisten tozudamente abandonar mi mente.  Estoy tratando de entrar en el muro de Facebook (que difícil que es esto!!), cuando logro ingresar al grupo “Misión Cruz del Eje 2012” comienzo a leer la letra de esta canción, escrita entre faltas de ortografías que cualquier docente de lengua condenaría, pero escrita con una emoción que es imposible que no llegue a mi corazón. La que escribe es Dayana, una niña de la comunidad de El Simbolar, departamento de Cruz del Eje, Córdoba, un caserío de cuatro ovejas (hermosa metáfora utilizada por uno de los hijos dilectos que tiene la Ciudad en unas de sus canciones) pero de gente que ha despertado en todos nosotros.

 

Desde hace dos, años alumnos de quinto y sexto año viajan al Departamento de Cruz del Eje como embajadores solidarios de todas las Familias de San Judas Tadeo – Santa María de Guadalupe. En esta ocasión, nos instalamos en la Comunidad del El Simbolar en donde más allá de las donaciones que llevamos, compartimos cuatro días intensos visitando vecinos, escuelas pero, principalmente, compartiendo momentos de palabras, de canción y de silencios que llenaron el alma. 

 

misioncde1.jpg

 

Sigo avanzando en mi muro y leo, también entre faltas de ortografías, lo que escribe “Yayo” un adolescente de quinto año de secundaria de la Localidad de Ituzaingó, que pide con insistencia que esto no se corte, que esto siga, que si hay tantas ganas de hacer algo por el otro, no esperemos a la próxima misión, hagamos algo acá que hay mucha gente que lo necesita.

 

El Simbolar – Ituzaingó, Dayana – Yayo, la Capilla Sagrado Corazón de Jesús – la Comunidad Educativa San Judas Tadeo – Santa María de Guadalupe, las faltas de ortografía (¿Importan?); dos realidades, más de ochocientos kilómetros de distancia, pero un solo espíritu, el compromiso por la realidad del otro, la mirada en el que necesita, la vida como un estado de misión permanente.

 

misioncde2.jpg

 

Escenas de una misión que ha pegado fuerte en la vida de todos nosotros, que ha marcado en cada uno de los cuarenta y nueve jóvenes de la Comunidad Educativa San Judas Tadeo – Santa María de Guadalupe que es necesario abrir los ojos. Escenas de una misión que nos obliga a repensar como miramos a nuestros alumnos y que nos comprometen a seguir buscando propuestas para que se perpetúe en ellos la clave evangelizadora que muchas veces se vuelve utopía, y que sólo en estos actos la realidad nos demuestra que es posible.

 

Sigo atravesando los muros de la tecnología y compruebo rotundamente que es más difícil que atravesar los de la desesperanza o los de la desilusión, o los del desencanto. Sigo leyendo comentarios que me invitan a soñar y a no dudar que los amigos de El Simbolar y los de Ituzaingó, que ellos y nosotros, que Dayana y Yayo, tuvieron la suerte de haber conocido al Buen Pastor.

 

José Marquínez Gobbi

Grupo Misionero Comunidad Educativa
San Judas Tadeo – Santa María de Guadalupe

 

 

up

 

 

escuelaperiodismoban.jpg

 

 

logoligademadres1

 

Liga de Madres de Familia - Comisión Diocesana de Morón

ligademadresdiocesis_moron@yahoo.com.ar

55 años de la Liga de Madres Diocesana

 

A cinco años de haber festejado las Bodas de Oro de su querida Institución, las mamás que integran la Liga desean reencontrarse junto al Altar, el día 18 de septiembre, a las 16.00 hs., en la Iglesia Catedral, para poner su trabajo en las manos del Señor.

 

Luego de la Eucaristía, habrá un vino de honor en el Seminario Catequístico San Pío X.

 

 

 

up

           

 

 

 

 


Partieron a la Casa del Padre

 

Padre Zamorano

 

El domingo 9 de septiembre, falleció el Padre Pepe Zamorano en su querida tierra natal de Córdoba, España, junto a sus familiares y amigos.

 

El 13 de febrero había partido hacia allí, con su salud quebrantada. Recordamos las palabras de Nidia Acosta de Virgen de la Esperanza de Hurlingham, al despedirlo en aquella oportunidad:

 

¡Gracias Padre Pepe por tu
entrega y servicio a la Diócesis!

 

 

El P. Zamorano es uno de tantos Sacerdotes españoles que vinieron como misioneros a colaborar a nuestro país. Aquí se quedó y al dividirse el Obispado y crearse la Diócesis de Merlo Moreno, pasó a estar incardinado a la misma.

 

En su paso por nuestra Parroquia Virgen de la Esperanza con sus respectivas capillas, este queridísimo Sacerdote y Pastor andaluz, gastó y desgastó su vida anunciando el Evangelio con un oído atento a la realidad de sus feligreses. No escatimó en anunciar y denunciar la situación sociopolítica de ese momento, que injustamente sufríamos como pueblo y trabajó afanosamente por la formación  cristiana - humana  de sus agentes de pastoral, en especial, la atención de los más pobres desde Caritas.

 

 Ha sido y es un hombre con una visión clara de su tarea como Pastor, de tal manera que muchos de los que han trabajado junto a él, hoy, a la distancia, continúan descubriendo cuán sabios eran sus consejos respecto a nuestro compromiso que deberíamos asumir como laicos en la iglesia y nuestra vida concreta en el mundo”.

 

Sólo nos resta decir ¡Gracias queridísimo Pepe, te quedaste en nuestros corazones para siempre!

 

Nidia Acosta

 

 

up

 

 

 

 

 

Apostolado de la Divina Misericordia
Ana María 5294-3667 - María Rosa 4603-9556 - María 4665-6454

 

 

“La única esperanza que tiene la humanidad
es la Misericordia de Dios”.

Juan Pablo II

 

Camino de Misericordia

 

La Junta Interparroquial de la Divina Misericordia comparte la alegría de la devoción a Jesús Misericordioso e invita a hacer juntos el “Camino de Misericordia” que transitan en nombre del Señor, llenos de confianza y abrazados a su amor.

 

Estas son algunas fechas de las actividades
de la Misericordia Divina en nuestra Diócesis:

 

12 de Septiembre: HURLINGHAM

Celebrando los 25 años de la capilla de “La Exaltación de la Santa Cruz”

(Mazzini Esq. M . Piovano)

 

“Historia de vida entregada por amor en cruz”

18.00 hs Santa Misa con la presencia de los párrocos anteriores

A continuación: celebración penitencial. Acompaña el grupo interparroquial de la Divina Misericordia (información al 4665-3479 Sra. Lety).

 

 

23 de Septiembre:

“Caravana de la Divina Misericordia”        

Salimos desde la parroquia “San José”, Félix Burgos al 1100,
a las 16.00 hs.,  hasta Ntra. Sra. de Fátima, de Merlo


Lema: “Camino de Misericordia”


Sumate a la Caravana, (si tenés coche mejor).
Comunícate al tel.: 4696-5250 / 5294-3667

 

 

25 de Noviembre:
Retiro interparroquial de la Divina Misericordia


Lema: ¡A MISIONAR!


En la casa de retiro de las Hnas. Ursulinas, calle P. Díaz 3287 de 9.00 hs. a 18.00 hs.

Predicará Monseñor Santiago Olivera, Obispo de Cruz del Eje, Córdoba.

 

Almuerzo a la canasta

 

Comunícate al tel.: 5294-3667 – 4603-9556

 

 

2 de Diciembre 1º Domingo de Adviento
Jornada a la Divina Misericordia


Lema: ¡Aquí está tu herencia! LA MISERICORDIA DE DIOS.


En la parroquia “San José”, de Morón Sur, de 9.00 hs. a 17.00 hs.

 

 

up

 

 

 

 

 

COMISIÓN DIOCESANA DE LITURGIA

 

ASAMBLEA DEL AREA 2012

 

¡ABRETE!

 

Bajo este lema, el 8 de septiembre, en el Colegio Parroquial Nuestra Señora del Buen Viaje, tuvo lugar la Asamblea de Liturgia en la que se trató sobre el significado de la Liturgia y el sentido y espíritu del Equipo Parroquial que la lleva adelante, además del trabajo sobre la consulta a las comunidades.      

 

liturgia1.jpg

 

Acompañaron los Pbros. Juan Herrera y Diego del Giorgio, integrantes de la Comisión Diocesana de Liturgia. Estuvieron presentes Mons. Arturo Gilotti, Vicario General Diocesano y los sacerdotes Julio Collado y Pablo Aguilar.

 

Mons. Luis Guillermo Eichhorn describió la enseñanza de Jesús a sus discípulos y la teología y acción pastoral que están encerradas en la Constitución Dogmática “Sacrosanctum Concilium” (SC), fruto del Concilio Vaticano II, para que cada equipo de Liturgia vea como vivirlo, como hacerlo realidad, dando una primera respuesta a los desafíos que hoy plantea la liturgia:

 

La enseñanza de Jesús a sus discípulos

 

Mt 6, 9-13

Ustedes deben orar así:

 

Padre nuestro que estás en el Cielo,

santificado sea tu nombre…

 

Lc 11, 1- 4

Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar,
y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo:
Señor, enséñanos a orar, como también Juan
enseñó a sus discípulos.

 

Y les dijo: Cuando oren, digan: Padre nuestro
que estás en los Cielos, santificado sea tu nombre…

liturgia4.jpg

 

El pueblo judío es un pueblo orante: En las sinagogas acostumbraban a recitar los salmos y a escuchar la Palabra de Dios. Es un pueblo que ora y que enseña a orar. Es la escuela de oración de María y José, de Jesús mismo. Es también, escuela de la oración de la Iglesia: Las primeras comunidades de discípulos continúan la tradición religiosa de su pueblo.

 

El Evangelio nos muestra a Jesús enseñando a orar; más aún, dando ejemplo de una vida de oración. Y Jesús enseña el Padrenuestro, que pasa a ser, desde entonces, el paradigma de toda la oración de la Iglesia; de su oración pública, personal y comunitaria.

 

¿Por qué oraba Jesús? ¿Podría no hacerlo? 

Su oración, siempre es amor, es entrega, es acción de gracias, es alabanza. Amor filial, del Hijo al Padre que lo ama, porque: “Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección” (Mt 3, 17).

Jesús ora también por los hombres, por sus discípulos, por aquellos que están “como ovejas sin pastor” (Mc 6, 34): es el amor de Jesús hacia cada uno de nosotros: “Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes” (Jn 15, 9); “No ruego solamente por ellos, sino también por los que, gracias a su palabra, creerán en  mí” (Jn 17, 20); “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34).

 

Si miramos con atención la enseñanza de Jesús en los textos leídos, podemos advertir una “iniciación litúrgica”:


1º. Es oración dirigida al Padre, como siempre lo hizo Jesús. Es ya una liturgia: “En esta obra tan grande, por la que Dios es perfectamente glorificado y los hombres santificados, Cristo asocia siempre consigo a su amada esposa la Iglesia, que invoca al Señor y por Él tributa culto al Padre Eterno” (SC 7, b).


2º. Por esto mismo, es oración comunitaria, de familia, de Pueblo de Dios: Decir “Padre nuestro” nos identifica como hijos y como hermanos; más si dejamos resonar en nuestros corazones la expresión propia de Jesús: “Abbá nuestro…”; esto es, sentirnos Iglesia, Cuerpo de Cristo, familia de Dios, que unidos en Cristo elevamos al Padre nuestra oración: “Toda celebración litúrgica, por ser obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es acción sagrada por excelencia…” (SC 7, d).


3º. Obra de Cristo sacerdote: Culto sacerdotal. Obra de Cristo y de la Iglesia. ¿Qué significa la palabra “culto”? Es “cultivar” la relación de amor filial, de amistad, con Dios, a quien alabamos y bendecimos por lo que es y por lo que hace, dándole gracias, suplicándole y pidiéndole lo que necesitamos, como simples criaturas que somos; es más que palabras, es amor que se expresa y manifiesta en una entrega total (un “sacrificio”) adhiriendo plenamente a su voluntad. La misión de Jesucristo, desde la Encarnación hasta la Ascensión, pasando por su predicación de la Buena Nueva, su muerte y resurrección, ha sido un gesto y un signo de amor total al Padre y a nosotros, un cumplimiento fiel de la voluntad del Padre“Mi comida es hacer la voluntad de aquel que me envió” (Jn 4, 34); “…lo que yo busco no es hacer mi voluntad, sino la de aquel que me envió” (Jn 5, 30); “Padre, si quieres, aleja de mí este cáliz. Pero que  no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lc 22, 42). Podemos decir que toda su vida es un culto agradable a Dios (Ver: SC 5).

 

Y todos nosotros participamos de dicho culto sacerdotal“Y así, por el bautismo, los hombres son injertados en el misterio pascual de Jesucristo: mueren con Él, son sepultados con Él y resucitan con Él; reciben el espíritu de adopción de hijos, por el que clamamos: ¡Abba! ¡Padre! (Rom 8, 15), se convierten así en los verdaderos adoradores que busca el Padre (…) Desde entonces, la Iglesia nunca ha dejado de reunirse para celebrar el misterio pascual…” (SC 6).

 

4º. De esto se desprende una verdad fundamental: nunca oramos solos. Lo hacemos “con Cristo, por Él y en Él, en la unidad del Espíritu Santo…”. Siempre, individual o comunitariamente rezamos con Él y en Él. Más aún el Espíritu Santo es el que ora en nosotros, pone sus palabras en nuestros labios y nuestros corazones, porque  no sabemos orar, como nos enseña san Pablo (Cf. Rom 8, 26-27).

 

Y cuando estamos re-unidos, Jesús, el Hijo encarnado, está en medio de nosotros: “También les aseguro que si dos de ustedes se unen en la tierra para pedir algo, mi Padre que está en el cielo se lo concederá. Porque donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en medio de ellos” (Mt 18, 19-20).

 

Por tanto, la Liturgia es la oración de la Iglesia, de todos los hijos con, en y por el Hijo, siempre comunitaria, eclesial, de alabanza, de acción de gracias, de súplica y petición, de intercesión.

 

liturgia2.jpg

 

5º. El Padrenuestro agrega: “que estás en el Cielo”; sabemos que es una manera de decir que Dios está en todas partes. Pero es una forma también de subrayar la realidad trascendente, escatológica de toda la creación y toda la historia: el cielo, es la casa hacia la cual estamos peregrinando, el Reino de amor, de paz, de justicia y verdad, Reino de Gracia y santidad, donde seremos felices para siempre. Ahí están los ángeles, ahí están los santos, ahí está María, ahí está el Hijo, Jesucristo, “sentado a la derecha del Padre”. Realidad multitudinaria, incontable, que admirablemente nos describe el Apocalipsis de Juan: es la Iglesia que está ante el Padre en la liturgia celestial, “celebrando las Bodas del Cordero”. Cada liturgia nuestra, está unida, en comunión, inmersa en esta liturgia del Cielo: la peregrina y la celestial.

 

6º. Santificado sea tu Nombre. Nombre: El ser, lo que es y quien es cada uno. Hablar del nombre de Dios equivale a hablar de su ser, de su persona misma. Que todo manifieste la grandeza, la santidad, la bondad, la misericordia, la belleza de Dios. Que se refleje en nosotros, que seamos una manifestación de la santidad de Dios: irradiar la Gloria de Dios. Dice el documento del Concilio: 

“Con razón, pues, se considera la liturgia como el ejercicio del sacerdocio de Jesucristo. En ella los signos sensibles significan y cada uno a su manera realizan la santificación del hombre, y así el Cuerpo místico de Jesucristo, es decir, la Cabeza y sus miembros, ejerce el culto público íntegro” (SC 7, c).

 

7°.  Que venga tu Reino. La alabanza se convierte en súplica: Que la gracia de Dios sobreabunde en nosotros, para que Dios reine en nuestra comunidad, en el mundo entero: el sentido del señorío de Cristo, el Emmanuel, el Dios con nosotros. Un don y una tarea: una gracia, Dios que se entrega (amistad, comunión, alianza) para que su Amor (el Espíritu Santo derramado en nuestros corazones: cf. Rom 5, 5) nos transforme, transforme al mundo entero: “¡Ven, Espíritu Santo, renueva la faz de la tierra!”, decimos en la conocida oración a Espíritu Santo. Esto implica trabajo y ascesis; apostolado, ser luz y ser sal, ser levadura en el mundo, ser como el grano de mostaza.

 

8º. Y luego, las súplicas, las peticiones: Que se haga tu voluntad, danos el pan, perdónanos, ayúdanos en las tentaciones, líbranos del mal. No pedimos cualquier cosa, sino todo aquello que nos permita vivir, como hombres, como hijos de Dios, cumpliendo en nosotros su voluntad: que seamos aquello para lo cual Dios nos regaló y nos llamó: VIVIR la VIDA en plenitud“Él nos ha elegido en Él (Cristo), antes de la creación del mundo, para que fuéramos santos e irreprochables en su presencia, por el amor…” (Ef 1, 4).

 

Por eso pedimos el pan: Trabajo y vida digna, capacidad de compartir y de ayudarnos mutuamente…

 

Por eso el perdón: Necesidad de estar reconciliados, con Dios y entre nosotros, para vivir en paz, en armonía, en alianza. “La verdadera Iglesia florece en el humus de la reconciliación y del perdón, como dice san Agustín: ‘Donde está el perdón de los pecados, allí está la Iglesia’ (Tract. In ep. Ioannis, I, 10, 10)”[1]

 

Por eso la ayuda en la tentación, ante la debilidad de nuestro ser creatural…

 

Por eso, libres del mal, para gozar de la libertad de de los hijos de Dios: “Ustedes, hermanos, han sido llamados a vivir en libertad, pero procuren que esa libertad no sea un pretexto para satisfacer los deseos carnales: háganse más bien servidores los unos de los otros, por medio del amor. Porque  toda la Ley está resumida plenamente en este precepto: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’”. (Gal 5, 13).

 

liturgia3.jpg

 

A la luz de esto, podemos mirar y comprender mejor lo que nos dice el Concilio: 

“Con razón, pues, se considera la liturgia como el ejercicio del sacerdocio de Jesucristo. En ella los signos sensibles significan y, cada uno a su manera, realizan la santificación del hombre, y así el Cuerpo místico de Jesucristo, es decir, la Cabeza y sus  miembros, ejerce el culto público íntegro. En consecuencia, toda celebración litúrgica, por ser obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es acción sagrada por excelencia, cuya eficacia, con el mismo título y en el mismo grado, no la iguala ninguna acción de la Iglesia”. (SC 7, d).

 

Y en otro lugar: “La liturgia es la cumbre a la cual tiende la actuación de toda la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente de donde mana toda su fuerza (…) La liturgia misma impulsa a los fieles a que, saciados ‘con los sacramentos pascuales’, sean ‘concordes en la piedad’; ruega a Dios que ‘conserven en su vida lo que recibimos en la fe, y la renovación de la alianza del Señor con los hombres en la Eucaristía enciende  y arrastra a los fieles a la apremiante caridad de Cristo” (SC 10).

 

La liturgia, acción de Dios, acción de Cristo, acción de la Iglesia. La obra del Espíritu Santo hace eficaz, real, verdadero, actualiza, lo que se celebra, se ora, se proclama. La acción sacerdotal de Cristo realizada en su Pascua: muerte, resurrección, ascensión gloriosa, es eficaz, fuente de gracia, santifica, y se realiza a través del sacerdocio común de los fieles y el sacerdocio ministerial por el cual la Iglesia obra “en  nombre de Cristo”; esto hace que toda acción litúrgica válida sea de por sí eficaz: es obra de Dios.

 

Pero también obra de los hombres, de la comunidad de discípulos, que al reunirse “como Iglesia” (cf.: 1ª Cor 11, 17-20), deben manifestar lo que viven en su vida cotidiana: amor fraterno, comunión: “La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma…” (Hech 4, 32): la liturgia manifiesta la vida de la Iglesia, lo que ella es: comunidad de fe, de caridad, de esperanza; y así, también la liturgia se vuelve un signo evangelizador, un verdadero y auténtico testimonio de vida cristiana de la comunidad de fieles.

 

Esto requiere, además, de una coherencia entre vida y liturgia, una autenticidad en lo que hacemos cada vez que celebramos, el misterio de comunión con Dios y entre nosotros: “La Iglesia es en Cristo como un sacramento, o sea signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano…”(LG 1). Todo lo cual implica toda una acción de pastoral litúrgica. Es tarea catequística, de enseñanza, de iniciación en el misterio que se celebra, de adaptación, de aprender a celebrar, de resaltar y saber valorar los signos y su sentido, cultivar una espiritualidad litúrgica centrada en la Palabra y en la Eucaristía, etc.

 

liturgia5.jpg

 

El Concilio nos da para esto una pista muy fecunda: 

“Mas, para asegurar esta plena eficacia, es necesario que los fieles se acerquen a la sagrada liturgia con recta disposición de ánimo, pongan su alma en consonancia con su voz y colaboren con la gracia divina, para no recibirla en vano. Por esta razón, los pastores de almas deben vigilar para que en la acción litúrgica no sólo se observen las leyes relativas a la celebración válida y lícita, sino también para que los fieles participen en ella conscienteactiva y fructuosamente” (SC 11)[2].

 

Este párrafo debe ser iluminador de toda la tarea de un equipo de liturgia (diocesano o parroquial). Participar conscientemente, activa y fructuosamente: cuatro palabras, cuatro desafíos y tarea en abundancia.

Sería bueno que cada equipo desgrane, palabra por palabra el texto citado, extrayendo de él toda la teología y la acción pastoral que están encerradas allí, y vea como vivirlo, como hacerlo realidad. Sería esto ya una primera respuesta a los desafíos que hoy nos plantea la liturgia.

 

----------------------------------------------------------------- 

[1] P. A. Levorati: “Evangelio según san Mateo”.

[2] Los resaltados son de Mons. Eichhorn.

 

 

 

 

up

 

 

barra

 

Delegación para la Comunicación Social de la Diócesis de Morón

000501c7fea3$cb6337b0$2401a8c0@FABIANPARODI

botones Koino 3f

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ