oficinadeprensaobmoron.jpg

Página principal
Versión en WORD para imprimir o guardar
wordbot.jpg 

altasbot3.jpg facebookbot3.jpg


-
Celebración Patronal Diocesana y Apertura del Año de la Fe MC900431561[1]
-
Colecta Mundial por las Misiones MC900431561[1]
-
Cadena del Rosario Misionero MC900431561[1]
-
Partieron a la Casa del Padre MC900431561[1]

                                                                                                                          

Banner-koinonia_mision-univ2.gif

productosdelcolmenarb.jpg


sancarlosb.jpg

 

drasilvana.jpg

 

carilo web.jpg

 

radiolabuenanoticiakoinonia.jpg

 

radiomariakoinonia2.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

edss.gif

walsh3.gif

 

 

 

Nuestra Diócesis

 

5 de octubre

Nuestra Señora del Buen Viaje

8 de octubre, en comunión con el Santo Padre

Celebración Patronal Diocesana y

Apertura del Año de la Fe

fe4.jpg


El santo Padre Benedicto XVI ha convocado a la Iglesia a celebrar el Año de la Fe, desde ayer, 11 de octubre, hasta el 24 de noviembre, Fiesta de Cristo Rey, del año próximo.

Días previos a su inicio, el 8 de octubre, el pueblo fiel de Morón se reunió en la Iglesia Catedral junto a su Obispo para honrar a su Patrona, la Virgen María en su advocación de Nuestra Señora del Buen Viaje, y celebrar la fe en Jesucristo realizando la ‘Apertura’ para la Diócesis de este importante acontecimiento de la Iglesia en todo el mundo.

 

aperturafe1.jpg

 

Tres sucesos marcan el por qué de esta convocatoria:

- El 50° Aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II.

- Los 20 años de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica.

- Y la invitación del Papa a la Asamblea General del Sínodo de los Obispos sobre “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”.

           

Mons. Luis Guilermo Eichhorn señaló los objetivos que pretende el Papa Benedicto, descriptos en el Documento “Porta Fidei”,  por el cual el Santo Padre presenta el Año de la Fe:

 

  • “Será una buena ocasión para introducir a todo el cuerpo eclesial en un tiempo de especial reflexión y redescubrimiento de la fe” (n.4).

 

  • “El Año de la fe es una invitación una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo. Dios, en el misterio de su muerte y resurrección, ha revelado en plenitud el Amor que salva y llama a los hombres a la conversión de vida mediante la remisión de los pecados (cf. Hech 5, 31). (n. 6).

 

  • “Deseamos que este Año suscite en todo creyente la aspiración a confesar la fe con plenitud y renovada convicción y esperanza. Será también una ocasión propicia para intensificar la celebración de la fe en la liturgia, y de modo particular en la Eucaristía, que es ‘la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia y también la fuente de donde mana toda su fuerza’. Al mismo tiempo esperamos que el testimonio de vida de los creyentes sea cada vez más creíble. Redescubrir los contenidos de la fe profesada, celebrada, vivida y rezada, y reflexionar cobre el mismo acto con el que se cree, es un compromiso que todo creyente debe hacer propio, sobre todo en este Año” (n. 9).

 

  • “El Año de la fe será también una buena oportunidad para intensificar el testimonio de la caridad (…) La fe sin la caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y el amor se necesitan mutuamente, de modo que una permite a la otra seguir su camino…” (n.14).

 

aperturafe2.jpg

 

A estos objetivos que nos expresa el Santo Padre queremos recibirlos con amor y con entusiasmo, y lo hacemos en la oportunidad de celebrar la Fiesta de Nuestra Madre, Nuestra Señora del Buen Viaje. “Mirar a Ella, no sólo en esta oportunidad sino cada día de nuestra vida, nos lleva a agradecer y admirar – como lo hizo Ella misma – la obra maravillosa de Dios, el amor que le prodigó y, de manera especial, la fe que le regaló”, expresó Mons. Luis Guillermo, brindando el flash de su vida de fe, que el Santo Padre ofrece en Porta Fidei :

 

“Por la fe, María acogió la palabra del Ángel y creyó en el anuncio de que sería la Madre de Dios en la obediencia de su entrega (cf. Lc 1, 38). En la visita a Isabel entonó su canto de alabanza al Omnipotente por las maravillas que hace en quienes se encomiendan a Él (cf. c 1, 46-55). Con gozo y temblor dio a luz a su único hijo, manteniendo intacta su virginidad (cf. Lc 2, 6-7). Confiada en su esposo José, llevó a Jesús a Egipto para salvarlo de la persecución de Herodes (cf. Mt 2, 13-15). Con la misma fe siguió al Señor en su predicación y permaneció con él hasta el Calvario (cf. Jn 19, 25-27). Con fe, maría saboreó los frutos de la resurrección de Jesús y, guardando todos los recuerdos en su corazón (cf. Jc 2, 19. 51), los transmitió a los Doce, reunidos con ella en el cenáculo para recibir el Espíritu Santo (cf. Hech 1, 14; 2, 1-4) (n. 13).

 

La fe de María está lejos de ser una simple actitud pietista o meramente racional: abrió su corazón con entrega y confianza, y asumió con obediencia filial la misión que Dios le encomienda; toda su vida fue un servicio de amor a Jesús. Sus palabras, respuesta y profesión de fe ante las palabras del Ángel Gabriel son una lección profunda de lo que siempre ha de ser nuestra fe hoy: “He aquí la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho” (Lc 1, 38).

 

aperturafe3.jpg

 

Mons. Eichhorn manifestó cómo el santo Padre nos ilumina sobre esta dimensión vivencial de la fe:

 

“Para el apóstol Pablo, este Amor lleva al hombre a una nueva vida: ‘Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que, lo  mismo que Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva’ (Rom 6, 4). Gracias a la fe, esta vida nueva plasma toda la existencia humana en la novedad radical de la resurrección. En la medida de su disponibilidad libre, los pensamientos y los afectos, la mentalidad y el comportamiento del hombre se purifican y transforman  lentamente, en un proceso que no termina de cumplirse totalmente en esta vida. La ‘fe que actúa por el amor’ (Gal 5, 6) se convierte en un nuevo criterio de pensamiento y de acción que cambia toda la vida del hombre (cf. Rom 12, 2; Col 3, 9-10; Ef 4, 20-29; 2 Cor 5, 17)”(PF n 6).

 

Por esto hablamos de una vida de fe, de un testimonio de fe, que recordemos, es quizá la única página del Evangelio que lean algunos de nuestros contemporáneos: El Año de la Fe nos presenta el desafío de vivir nuestra fe en el vínculo del amor recíproco, formando comunidades que sean testimonio vivo de Jesús, presente en medio de sus discípulos, comunidades de fe, de esperanza, de caridad. ¡Esta será siempre la condición indispensable para la nueva evangelización, para la misión permanente en la cual estamos empeñados! Transmitiremos la fe si la vivimos con autenticidad: ¡Ser testigos! Nos decía el inolvidable Pablo VI: “El hombre contemporáneo escucha con más atención a los testigos que a los maestros, y si escucha a los maestros, lo hace porque son testigos” (EN 41).

 

Este Año nos invita a centrarnos en la Palabra de Dios, que debe animar la vida de todas nuestras comunidades y actividades pastorales: La fe viene por la Palabra, afirma san Pablo. En Verbum Domini, el Papa Benedicto define a la Iglesia como una comunidad que escucha y anuncia la Palabra de Dios: “La Iglesia no vive de sí misma sino del Evangelio, y en el Evangelio encuentra siempre de nuevo su camino. Es una consideración que todo cristiano debe hacer y aplicare a sí mismo: sólo quien se pone primero a la escucha de la Palabra, puede convertirse después en su heraldo” (VD 51).

 

Será un Año en que deberemos dar prioridad a la catequesis de adultos; pido a todos los sacerdotes y diáconos, que son ministros de la Palabra, que asuman como un compromiso personal esta tarea en sus comunidades; la catequesis, complemento indisoluble de la misión, es siempre un camino para crecer y madurar en la fe, para conocer, intimar, vivir en comunión con Jesucristo, viviendo el Evangelio en la vida cotidiana, en auténtico compromiso en la Iglesia y ante la sociedad en que vivimos.

 

Una práctica concreta, es aprender, meditar, profundizar nuestra profesión de Fe en la hermosa versión del Credo Niceno-constantinopolitano. El Año de la Fe será oportunidad de estudiarlo, comentarlo, compartirlo… ¡y vivirlo! Puede ayudarnos en esto, también, el “Creo del Pueblo de Dios” que nos dejara el Papa Pablo VI.

 

Por último, el Sr. Obispo recalcó que “esta fe que conocemos, vivimos, de la cual damos testimonio, es una fe que debemos celebrar siempre; la celebración de Año de la Fe debe ayudarnos a que, como nos exhortaba el Concilio Vaticano II, “participemos en forma consciente, activa y fructuosa”. Aprender a celebrar, profundizar en nuestra catequesis y formación litúrgica, que nuestras celebraciones sean nuestro primer testimonio de fe y de amor.

 

Que María Santísima, Nuestra Madre del Buen Viaje, modelo de fe enamorada, de entrega y de comunión plena con Jesús, nos anime y acompañe en esta ‘hermosa aventura de la fe’ (DA 159)”.

 

aperturafe4.jpg

 

 

up

 

 

 

 

 

 

octubremision.jpg

 

Equipo de Animación Misionera

 

Diócesis de Morón en estado de Misión Permanente

 

Una sonrisa, una caricia, tender una mano, dar…

Pongamos nuestro amor en acción, ayudemos a los misioneros en el desarrollo de las comunidades más necesitadas del mundo

 

Colecta Mundial por las Misiones

13 y 14 de octubre, en todas las parroquias del país.

 
“Compartiendo la fe, creceremos juntos”

 

domund2012b.jpg

 

 

up

 

 

 

---------------------------------------------------------------------------------------

 

 

 

 

Participá de la
cadena del
Rosario Misionero

hasta el 31 de octubre

 

La oración del Rosario Misionero nos ayudará a recordar los misterios de la vida de Jesús, recorriendo los pueblos y ciudades de África, de América, como también los de Asia, Europa y Oceanía, colocándonos ante cada una de las realidades del mundo con los

mismos sentimientos de Jesús.

 

Hay un día asignado a cada Diócesis, para unirse a la cadena del Rosario.

El martes 16 de octubre, le corresponde a Morón rezar el Rosario por las Misiones.

 

 

rosariomisionero.jpg

 

Este año, junto con la realización de la Colecta Mundial por las Misiones, las Obras Misionales Pontificias en la República Argentina, por 5° año consecutivo proponen a todas las Diócesis del pais, celebrar la Comunión en la Cooperación Espiritual, a través de una Cadena de Rosarios Misioneros, los 31 días de octubre, las 24 horas del día, cada media hora.

 

Todos los interesados pueden reunirse en la Parroquia, Capilla, Colegio, grupo, institución o movimiento eclesial, en familia, con vecinos, solos o en comunidad, ofreciendo el rezo del Rosario Misionero por la misión, por los misioneros argentinos y de todo el mundo, por los más pobres de la tierra y por la difusión de la alegría del Evangelio en cada rincón de nuestra Patria, del Continente americano, en misión permanente, y en el mundo entero.

 

En la Parroquia Nuestra Señora de Luján de Morón Sur (Grito de Alcorta 3479 – Morón), el martes 16 habrá un momento especial para la oración del Santo Rosario, a las 18.00 hs.

 

Para mayores informes:

4452-3175

 

 

up

 

 

Urgenciasacerdotalc.jpgasis13.jpg

 

 

 

Partieron a la Casa del Padre

Manuel González Muiño

Comunicamos la partida a la Casa del Padre de Manuel González Muiño, papá de Isabel González de D’Aloisio, esposa del Diácono Oscar D’Aloisio, Directora del Seminario Catequístico San Pío X y secretaria del Sr. Obispo, ocurrida ayer, jueves 11 de octubre, a sus 91 años de edad.

 

Nos solidarizamos con Isabel en estos momentos, elevando al Señor nuestra oración para que la fortalezca y por el eterno descanso del alma de su papá.

 

 

up

 

 

escuelaperiodismoban.jpg

barra

 

Delegación para la Comunicación Social de la Diócesis de Morón

000501c7fea3$cb6337b0$2401a8c0@FABIANPARODI

botones Koino 3f

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE MORÓN

Sr. Fabián Parodi.

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ