oficinadeprensaobmoron.jpg

Página principal
Versión en WORD para imprimir o guardar
wordbot.jpg 

altasbot3.jpg facebookbot3.jpg


- Asamblea Diocesana de Acción Católica
MC900431561[1]
-
Camino de Misericordia – Retiro Espiritual Interparroquial MC900431561[1]
-
15 Años del Grupo Scout Nuestra Señora del Pilar MC900431561[1]
-
De la vida diaria – Pedidos de oración por Medio Oriente MC900431561[1]
- De la vida diaria – Un pueblo sabio y prudente
MC900431561[1]
-
Profesorado en Ciencias Sagradas MC900431561[1]
                                                                                             

Banner-koinoniafinal.gif

 

edss.gif

walsh3.gif

 

 

 

aca2.jpg

 

Acción Católica Argentina – Comisión Diocesana

 

Asamblea Diocesana

 

Este domingo, 25 de noviembre, Día de Cristo Rey, la Acción Católica Argentina celebrará también su día. Y aquí, en la Diócesis de Nuestra Señora del Buen Viaje, la Comisión Diocesana realizará su Asamblea bajo el lema: “Hagan esto en memoria mía”.

 

La Asamblea, que se desarrollará en la comunidad parroquial y educativa Los Santos Ángeles Custodios, será un momento de encuentro, de reflexión y de celebración en el que serán presentados al Señor el trabajo de tres años.

El Sr. Obispo, Mons. Luis Guillermo Eichhorn, quien además asesora a la Institución, presidirá la Eucaristía a las 16.30 hs.

 

aca1.jpg

 

 

 

 

up

 

 

 

 

 

Apostolado de la Divina Misericordia
Ana María 5294-3667 - María Rosa 4603-9556 - María 4665-6454

 

 

“La única esperanza que tiene la humanidad
es la Misericordia de Dios”.

Juan Pablo II

 

Camino de Misericordia

 

25 de noviembre

 

VI Retiro Interparroquial de
la Divina Misericordia

 

¡A MISIONAR! Con una fe sostenida por la misericordia

 

Lugar: Casa de Retiro de las Hnas. Ursulinas. Pedro Díaz 3287 (la “Z” Hurlingham)


De 8.30 a 18.00 hs.

Predicará:

Monseñor Santiago Olivera, Obispo de Cruz del Eje, Córdoba.


Envío de la misión:
P. Silvio Rocha, Asesor de la Junta del Apostolado de la Divina Misericordia

 

Santa Misa 17.00 hs

 

Dijo Sta. Faustina: “Siento muy bien que mi misión no terminará con mí muerte, sino que empezará. Oh almas que dudan, les descorreré las cortinas del Cielo para convencerlas de la bondad de Dios, para que ya no hirieran más  el  Dulcísimo Corazón de Jesús con desconfianza”.

DIOS ES AMOR Y MISERICORDIA. + 281

 

IMPORTANTE:

Traer Biblia

Costo por instalaciones: $ 15

Almuerzo a la canasta.

Colectivos. 303, 163, 390, 463.

 

Informes:

Ana María 5294-3667 - María Rosa 4603-9556 - María 4665-6454

 

 

up

 

 

 

 

 

Grupo Scout Nuestra Señora del Pilar

 

NUESTROS 15 AÑOS

 

gruposcoutpilar.jpg

 

Este sábado, 24 de noviembre, el Grupo Scout Nuestra Señora del Pilar festejará sus 15 años de vida. Quince años en que vienen trabajando en el ámbito de la educación no formal, los valores esenciales para la construcción de una sociedad mejor a través del juego, la vida al aire libre, el servicio y la solidaridad.

 

Los festejos comenzarán a las 19.00 hs. con la Eucaristía en la comunidad de Los Santos Ángeles Custodios (Olivera 1741, Ituzaingó). A las 20.30 habrá una Cena Show. Se hace extensiva la invitación a toda la Diócesis.

 

400785_4676165740408_239760569_n (1).jpg

 

 

up

 

 

Urgenciasacerdotalc.jpgasis13.jpg



 

De la vida diaria

 

Invitación del Cardenal Bergoglio a
unirse en oración por Medio Oriente

 

Mensaje cursado a través de la Oficina de
Prensa del Arzobispado de Buenos Aires

 

Ante el clima de tensión y situaciones de violencia que se están viviendo en Medio Oriente en estos meses, y de modo especial en los últimos días, el Arzobispo de Buenos Aires Cardenal Jorge Mario Bergoglio sj, invita al pueblo de Dios de la ciudad de Buenos Aires, a los hermanos creyentes y no creyentes, a unirse en oración y ardientes deseos de paz, este miércoles 21 de noviembre, a las 18.30 en la Catedral Metropolitana.

 

"Animados por las palabras del Papa Benedicto XVI llamando a la paz en Medio Oriente, exhortamos a todos aquellos hombres y mujeres de buena voluntad a rezar y a desear la paz a nuestros hermanos que sufren el flagelo del enfrentamiento y la desolación”.

 

 

up

 

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

 

 

Reforma del Código de Derecho Civil

 

Sobre la exposición del Dr. Jorge Lafferriere en el Decanato de Haedo
 
Un pueblo sabio y prudente

 

Hace poquito, el 16 de noviembre, se realizó en Tierra del Fuego la última Audiencia pública para analizar la reforma del Código de Derecho Civil. Según los medios, las opiniones de los participantes fueron muy positivas y animadas respecto al Proyecto y hay más de mil ponencias recabadas en las Audiencias realizadas en todo el país.

 

Pero, ¿Por qué la Iglesia pide más tiempo para la reflexión y considera imprudente cerrar el debate? ¿Por qué opina que el nuevo Código Civil empobrece la vida social y restringe derechos? ¿Por qué algunos especialistas señalan que hay puntos que son barbaridades jurídicas?

  

Compartimos la reflexión que el Dr. Jorge Nicolás Lafferriere, Director de Investigación Jurídica en la Universidad Católica Argentina y Director del Centro de Bioética, Persona y Familia, expuso en el Colegio Adveniat, perteneciente a la Parroquia Sagrada Familia, invitado por el Decanato de Haedo.

 

videolafferriere.jpg

 

Deuteronomio 4,1.5-9:
Moisés habló al pueblo diciendo “Y ahora, Israel, escucha los preceptos y las leyes que yo les enseño para que las pongan en práctica. Así ustedes vivirán y entrarán a tomar posesión de la tierra que les da el Señor, el Dios de sus padres. Tengan bien presente que ha sido el Señor, mi Dios, el que me ordenó enseñarles los preceptos y las leyes que ustedes deberán cumplir en la tierra de la que van a tomar posesión. Obsérvenlos y pónganlos en práctica, porque así serán sabios y prudentes a los ojos de los pueblos, que al oír todas estas leyes, dirán: "¡Realmente es un pueblo sabio y prudente esta gran nación!".

¿Existe acaso una nación tan grande que tenga sus dioses cerca de ella, como el Señor, nuestro Dios, está cerca de nosotros siempre que lo invocamos? ¿Y qué gran nación tiene preceptos y costumbres tan justas como esta Ley que hoy promulgo en presencia de ustedes? Pero presta atención y ten cuidado, para no olvidar las cosas que has visto con tus propios ojos, ni dejar que se aparten de tu corazón un sólo instante. Enséñalas a tus hijos y a tus nietos.

 

“La ley es un don de Dios, es un cuidado de Dios para el hombre para que, guiado por la ley, pueda tener plenitud de vida.

La sabiduría, la vitalidad de la ley es algo que tenemos que cuidar. Como todo don de Dios es un regalo, pero también es una responsabilidad. A veces, a los dones de Dios los queremos manipular. Es el riesgo que numerosas veces en el ámbito de nuestra cultura sucede, de poner a la ley en el sentido que uno quiere y no en el sentido de la verdad y del bien, en el sentido que le da Dios”, señaló el Pbro. José Antonio Demaría, Párroco de la Sagrada Familia, al iniciar la jornada que tuvo lugar a fines de septiembre.

 

Pidió al Señor para que podamos hacer posible la convivencia y la construcción de una patria con leyes que estén inspiradas en la verdad y en el bien que nos mostró Jesús y que manifiestan la presencia de Dios.

 

En febrero de 2011, la Presidente de la Nación firmó un decreto por el que formó una comisión para que elabore un nuevo código civil y comercial. La comisión trabajó un año y en el mes de marzo pasado, anunció que se enviaría al Congreso el nuevo Código. Ingresó al mismo el 8 de julio. El 8 de agosto se constituyó una comisión bicameral para estudiar el caso, con un plazo de 90 días.

 

“Es un cambio de mucha relevancia. No se puede cambiar todo un Código Civil, derogar el viejo y hacer uno nuevo en sólo 90 días sin que nadie sepa bien de qué se trata.

 

Un Código Civil afecta a toda nuestra vida, desde que somos concebidos, hasta el momento de nuestro fallecimiento; desde que nos casamos, hasta que formamos empresas, hacemos un club o una fundación; desde que alquilamos, hasta que tenemos nuestra casa; desde que pedimos un préstamos, hasta que constituimos una hipoteca, desde que hacemos un depósito en el banco, hasta que hacemos nuestro testamento, etc.”, remarcó el Dr. Lafferriere.

 

Todo es regulado por el Código Civil, por eso el cambio es muy profundo y afecta a nuestra vida cotidiana. Algunos puntos del nuevo Código afectan al corazón de la vida social y familiar. Sobre estos se refirió el Dr. Lafferriere:

 

-       El matrimonio.

-       La fecundación artificial y el inicio de la vida

 

lafferriere2.jpg

 

Matrimonio

Vivimos una crisis muy grande de valores, de sentimientos, de madurez, de afectividad, que hace difícil entender lo que es el matrimonio en nuestros días. 

 

Para los abogados, el matrimonio no es la regulación de la vida afectiva de las personas. Si fuera así, el Estado no tendría por qué intervenir.

Para el legislador siempre fue una institución pública en la que un varón y una mujer expresaban su amor y su voluntad de comprometerse a un proyecto común. “El proyecto es público, frente a todos. Lo que nazca aquí dentro va a ser de los dos, los dos van a educar a sus hijos, los van a cuidar y a criar. Entonces, piden ser respetados porque le generan beneficios a la comunidad al casarse.

 

Un ejemplo. El responsable de un plan municipal de viviendas ¿A quién se las va a dar? Lo primero es a una familia, porque está la esperanza de que tengan niños, de que tengan un hogar en el que sean criados y tengan estabilidad; que esos chicos al cabo de un tiempo, sean buenos ciudadanos y se eduquen. Así se genera comunidad, porque la persona está en medio de una familia, en medio de organizaciones, en medio de un estado. Así es la lógica de una comunidad.

 

Para esto, el matrimonio es lo mejor. Dar una vivienda a gente “casada” asegura que no se “juntaron” para ganar la vivienda, seguro se juntaron con un propósito más o menos duradero. Puede ocurrir la ruptura, pero si se casaron, algún propósito tienen.

 

El proyecto del Código Civil cambia todo esto, la idea de matrimonio, que ya había cambiado cuando se aprobó la ley del matrimonio de personas del mismo sexo, ahora cambia aún más. Dice que un matrimonio no necesariamente tiene que tener fidelidad; no necesariamente tiene que cohabitar; no necesariamente tiene que durar un cierto tiempo; pueden separarse, divorciarse por pedido de cualquiera de los dos en cualquier momento, sin explicar las causas, sin esperar un tiempo.

 

Se le dijo a los legisladores: “Esto no es matrimonio. La gente que se casa, lo hace porque tiene conciencia de que entra en una institución dotada de fidelidad, que tienen que cohabitar, que tienen que tener un proyecto a largo tiempo.

Nada de esto aparece en el Proyecto. El matrimonio está pensado desde la individualidad, radicalmente potenciada. Si alguien no quiere convivir, la solución del Proyecto es el divorcio.

 

Esto que se presenta como un modernismo o algo de progreso, es un deterioro de la institución matrimonial que tenía notas:

Una nota era que, antiguamente, era indisoluble, lo que desapareció con el divorcio.

 

Otra nota, que era estable, lo que desaparece con el divorcio exprés (Uno puede separarse en cualquier momento. Una simple discusión puede terminar en la separación).

 

Antes, el matrimonio tenía una finalidad procreativa. Ahora, ya no se presume porque se pueden casar personas del mismo sexo. Si alguien se casa, no necesariamente tiene tener hijos.

 

Antes, el matrimonio presuponía la unión, ahora ya no, porque no está exigido que haya que cohabitar, que haya que convivir. 

 

Antes, se suponía que el matrimonio tenía una identidad heterosexual, lo que hace dos años quedó derogado.

 

Lo único que subsiste en todas estas notas, es la monogamia, porque no se animaron a tanto, y mantienen que el matrimonio sólo tiene que ser entre dos personas.

 

Estos cambios son muy profundos y afectan a la vida de todos.

 

lafferriere1.jpg

El nuevo Código barre con la institución matrimonial que se basa en la fidelidad mutua.

Esto afecta el sentido de justicia que tenemos, porque una persona no podrá hacer reclamo alguno por el quiebre de la fidelidad de los deberes matrimoniales.

Se está cambiando el foco de una institución que tiene tradición jurídica, más allá de la religión católica. Todas las culturas han tenido algún tipo de pacto estable, si no, sería un suicidio colectivo.

 

Confiamos en que haya estabilidad en los vínculos de quienes traen a las nuevas generaciones a la vida. Así se transmite la vida, desde la fidelidad, desde la confianza. El proyecto está imbuido de un profundo individualismo. La persona es la medida de todas las cosas. La persona y su inmadurez es la que determina cómo son los vínculos y cuánto duran.

 

Paradójicamente, el proyecto contiene una regulación denominada “concubinato”, las uniones de los que no se casan. En este caso, coloca muchas más cargas que en el matrimonio. Dice que tiene que ser una unión estable, singular, permanente, exclusiva. Es decir, que todo lo que no dice para el matrimonio, se lo dice a los que no se casan. Y les aplica un régimen obligatorio a los dos años de convivencia, porque se dice que hay que darles derechos. La inmadurez para los que se casan y quieren disolver su vínculo, y la inmadurez para los que no se casan, pero como no lo han hecho, se le dan los mismos derechos que si se hubieran casado.

 

“Aceptar esto es de una sociedad inmadura, porque somos incapaces de vínculos permanentes y duraderos. Así, el matrimonio está pensado para una salida fácil.

Para nosotros, esto es empobrecer la vida social”, afirmó el Dr. Lafferriere.

 

Se cuestiona la moral de la Iglesia

Se entiende que esto podría haberse planteado en los ochenta o noventa, cuando se tendría que haber pagado el cheque de una moral represiva, opresora, porque los ochenta era la época del destape. Allí, todo lo que fuera moral, sonaba represivo.

Pero en los 2000, estamos volviendo de lo que fue el estallido sexual. En los 90, fue el liberalismo, en los 2000, es la sociedad del espectáculo, de la vida transformada en espectáculo.

A la Iglesia no se la puede cuestionar como en los 80, porque estamos en otro contexto cultural. No hay una moral represiva, todo lo contrario, nuestros chicos viven sobre expuestos a la sexualidad, a los carteles con miles de mujeres transformadas en objeto, etc..

 

En vez de una moral represiva, la Iglesia en este tiempo tiene “una palabra humanizadora”. La moral de la Iglesia es una moral de la plenitud.

 

Nuestro tiempo es de relaciones humanas pobres. La gente sufre la falta de madurez afectiva.

 

Un joven de 15 años no lo va a entender. Se le dirá simplemente cual es el camino. Pero al llegar a los 25 o 30 años, vemos como los chicos tienen más dificultades para encontrar una mujer y las chicas para encontrar un hombre, estable, serio, con quien casarse y establecerse para toda la vida. Porque lo que el corazón humano anhela, es el amor para siempre. No el amor pasajero del espectáculo.

 

Por eso, lo que este Código encierra es una profunda crisis antropológica de los vínculos, de la afectividad. Como Iglesia tenemos que tomar la bandera de que nuestras enseñanzas sobre el amor, sobre la sexualidad, sobre el matrimonio, sobre la castidad, son profundamente humanas. Y son un cachetazo a la cultura del espectáculo, del usar al otro, del placer. Tenemos un patrimonio humano profundo que le podemos ofrecer a nuestra cultura.

 

¿Lo que necesita nuestro país es más familias o menos, más vínculos estables o menos? ¿No tenemos que poner un paro, un freno a la disolución de los vínculos humanos?

 

¿No vivimos a diario la pobreza de vínculos que nos rodean? Tenemos que sincerarnos y hablar de lo que esta cultura hipersexualizada ha producido y produce en los más jóvenes.

 

El Dr. Lafferriere Aseguró que esta cultura conduce a personas más solas, menos felices, más inestables que por lo tanto, tampoco generan bien social. Menos familia, no es más sociedad, es más vulnerabilidad social.

 

lafferriere6.jpg

 

Fecundación artificial

Es un tema muy extendido. Hay mucha gente que presenta dificultades para tener hijos y quiere recurrir a estas técnicas. Pero la verdad es que hoy, estas técnicas se hacen de manera poco respetuosa de los niños.

 

Surgen dos problemas:

Primero, el tema de la identidad de los niños.

Segundo, el derecho a la vida.

 

Identidad de los niños

Estas técnicas, a menudo se hacen recurriendo al material genético de un tercero, un donante. El donante va teniendo hijos pero que no son suyos, sino de quienes pagaron la técnica. Pero más allá de esto, nos estamos olvidando del niño.

 

Todos tenemos una identidad que se compone de distintos niveles. Una social, que son mis padres que me educaron, mis abuelos, mis tíos.

Tengo una identidad biológica, mi mamá que me gestó; y una identidad genética, soy parecido a mi padre, tengo los ojos de mi madre, etc.

 

Lo ideal es que un chico tenga estos elementos unificados. Pero estas técnicas disocian, separan esta unidad y esto es una afectación de los derechos del niño.

 

Esto también ocurre en la adopción, cuando un chico queda huérfano y se resuelve el problema dándole una nueva familia. Pero la técnica de fecundación genera desde el inicio al chico con estos estratos de su identidad silenciados. Con sus progenitores anónimos, que quedan en un lugar que el niño nunca sabrá quién fue. O a lo sumo podrá saberlo, pero no va a tener más contacto con él. Esto es un abuso de los adultos. Nuevamente, la voluntad, lo individual se impone por sobre el bien común, por sobre el bien de los niños.

 

Aquí los niños no son privilegiados, se acomodan los vínculos de un niño a los deseos de los adultos.

 

La fecundación artificial tiene dos problemas muy graves en el proyecto del Código:
El alquiler de vientres y la fecundación post mortem.

Porque no sólo se permite que se tome el material genético de terceros, sino que además, sea utilizado para embarazar a una señora, que esta tenga un bebé y que cuando nace lo entrega a los que pagaron (alquiler de vientre). ¿Cuál es la diferencia con la compra y venta de chicos? Tal vez, que aquí se le paga al centro médico, pero el resultado es el mismo: ¡Da a luz y te entrega un chico!

 

Esto es una barbaridad, que no admite casi ningún gobierno del mundo. En india, estos contratos dan lugar a la explotación de las mujeres más pobres. Argentina no tiene por qué aceptar esta figura. El Código Civil la acepta, dice que si un chico a pesar de nacer de determinada señora, su mamá y papá, o sus padres del mismo sexo, o su padre sólo, será quien pagó.

Esto es una afectación grave de los derechos del niño y también de la mujer, que se transforma en un simple embase.

 

En la fecundación post mortem que admite el Proyecto, se da la posibilidad que una señora haya guardado el material genético de su marido muerto y lo use para tener un hijo. Si lo usa dentro del año, ese hijo se anota como hijo de su papá que murió, y si lo hace después, ni siquiera se anota como su hijo, es un huérfano más. No podemos engendrar un hijo deliberadamente huérfano. Tenemos que pensar en el niño, ya que la orfandad es una carencia. Y engendrarlo huérfano es un abuso.

 

lafferriere5.jpg

 

El derecho a la vida

El proyecto tiene su picardía, cuando se utiliza el método de fecundación in vitro, aparece el problema de los embriones, los cuales no llegan a ser transferidos en su totalidad al vientre de la madre. Estos embriones son un problema, porque están ahí congelados y son seres humanos. Entonces, la trampa: A esos embriones no se los llamará seres humanos. Solamente se lo hará cuando estén en el vientre de su madre. Si el niño es concebido naturalmente, es persona de la concepción. Pero si el mismo niño fue concebido in vitro, es persona desde que entra en el seno materno. Esto es un cambio con dos momentos en que empieza la vida. La misma empieza en todos los casos desde la concepción, pero si es in vitro o artificial, la vida empieza desde que es implantado en el seno materno.

Es una trampa para decir:El embrión no es persona, déjenme hacer con él lo que quiera”.

 

Esto es una barbaridad jurídica. El derecho no puede decir qué seres son personas y cuáles no. Dejar de considerar a los embriones como personas para los fines civiles es dejarlos afuera para poder experimentar, venderlos, sacarles las células, congelarlos, tirarlos, porque de esa manera nos ahorramos el problema. Se acomoda la realidad jurídica a un interés previo. De quién es el interés, de los laboratorios. Los mismos laboratorios que hacen la fecundación artificial, que alquilan un vientre y se llevan la plata, están deseando tener los embriones, que son un material muy codiciado en el mundo. Tienen un potencial de vida enorme. Alemania tiene una ley para la importación y exportación de embriones. Estados Unidos tiene patentes para el que usa embriones humanos. Europa le puso “cierto” freno, pero Argentina dónde se ubica. ¡Le estamos regalando nuestros embriones a este mercado!

 

No se discute, como se dice, que la Iglesia se opone a que las parejas con problemas tengan hijos. Lo que se discute es un mercado reproductivo. Se usa a las parejas homosexuales y a las que no pueden tener hijos para legitimizar todos los experimentos que vienen detrás.   

 

Lo primero que tiene que regular un código civil, es quiénes son personas. Todos los seres humanos lo son desde el momento de la concepción. Argentina siempre dijo que los embriones son personas. En Argentina nadie afirma destruir embriones porque saben que son vidas humanas. Argentina, a diferencia de muchos países del mundo, siempre dijo que la vida empieza desde la concepción.

 

Ahora, tendríamos un Código Civil que restringe derechos, porque si se lo aprueba, el embrión dejaría de ser persona.

 

¿Quiénes tienen un discurso humanista, los que están a favor de los lobbies biotecnológicos o la Iglesia que defiende a la persona humana y a la familia?

 

No nos tenemos que achicar. Estamos frente a una realidad profundamente manipuladora de la vida. Los laboratorios experimentan con la vida humana, con la ansiedad de las personas, sacándoles dinero, sometiéndolos estrés, a abusos, sin explicar que quedarán embriones congelados, sin explicar que usarán material genético de otro, que esos niños de laboratorio tendrán una identidad disociada.

Hoy, en el mundo, la fecundación artificial es un experimento y como tal, no tiene porque probarse en seres humanos con costos de vida.

 

El compromiso cristiano

En estos tiempos, tenemos que estar orgullosos del patrimonio espiritual y humano que tenemos como Iglesia, que tenemos que conocer más y difundir.

El pensamiento de la Iglesia se ha renovado mucho. Ya el Concilio Vaticano II, que cumple 50 años, ha sido una gran renovación en el pensar las realidades de siempre, con nuevos lenguajes; en el tema del amor humano, el matrimonio, de reflexiones teológicas de lo que es el cuerpo, lo que es masculino y femenino, etc..

 

La dimensión profética de nuestra fe. Tenemos que tener la espiritualidad del profeta, que a veces le dice cosas a la gente que esta no quiere escuchar. Y no hay dos agendas, que se juega en la pobreza en las situaciones, de marginalidad, en el estar al lado de los más pobres y vulnerables, del adicto, pero que también se juega en el tema de la familia y de la vida. Porque ¡Vaya si no genera más pobreza familias pobres, familias de vínculos débiles, vaya si no hay mayor pobreza espiritual, en la inmadurez y en la pobreza de vínculos afectivos!

Trabajar en comunión y con una agenda única. No puede ser que a los pro vida se los considere de derecha y a los que están con los pobres se los considere de izquierda y no haya unión entre ellos.

Vivir mejor la comunión eclesial, con la única agenda de la dignidad de la persona humana.

 

Y para tener capacidad de predicar, además de conocer a Jesús, amarlo, comprenderlo, entender su mensaje, y desde allí seguir una moral, hoy se nos pide coherencia de vida.

 

Los medios nos ofrecen una caricatura que podemos vivir, pero en la Iglesia tenemos mucha riqueza, una riqueza muchísimo más sabia que la que nos ofrece la sociedad del espectáculo, que dice usa al otro en la medida en que te sirva y después tiralo. Así son los vínculos humanos que propone la sociedad del consumo y del espectáculo.

 

San Pablo dice que el matrimonio es signo del amor, de la entrega de Cristo por su Iglesia. Qué gran compromiso el de los matrimonios católicos que mostrarán algo distinto al lado de las nuevas formas que serán una cosa sin valor. Una oportunidad para hacer presente el amor de Cristo por su Iglesia en la forma de vida matrimonial y familiar, que son campos en los que se verifica el sentido profundo del amor, de la entrega, del compromiso por el otro más allá del propio intelecto.

 

 

up

 

 

 

escuelaperiodismoban.jpg

 

 

 

Instituto Raspanti

Obispo Miguel Raspanti 605, Haedo - 4443-7373 www.raspanti.edu.ar
 
Profesorado en Ciencias Sagradas

a distancia en campus virtual
con dos encuentros presenciales en cada año

 

 224159_370709686350391_1442443314_n.jpg

 

 

up

 

 

barra

 

PASTORAL DE COMUNICACIÓN SOCIAL - DIÓCESIS DE MORÓN

000501c7fea3$cb6337b0$2401a8c0@FABIANPARODI

Oficina de Prensa del Obispado de Morón

Sr. Fabián Parodi

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE y HOTMAIL, marcar este correo como CORREO DESEADO, porque de no hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ