oficinadeprensaobmoron.jpg

Página principal
Versión en WORD para imprimir o guardar (clik aquí) wordbot.jpg 
      En FACEBOOK facebot2.jpg          Suscripción gratuita altasbot3.jpg           En YOUTUBE  youtube.jpg

// 12-05-2014 //              

- DECLARACIÓN "FELICES LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ"

- Invitación para el 25 de Mayo

- Talleres Bíblicos de Lectura Orante

- “El pensamiento social del Papa Francisco”

- "Nunca pensé que iba a ser algo tan lindo y tan de Dios"
                                                                                             

colegiostepinac.jpg

productosdelcolmenarb.jpg

 

marista.jpg

 

Solari.jpg

 

drasilvana.jpg

 

DivinoNiño.jpg


anaka3.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Banner-koinoniafinal.gif

NSBV -Cartel 2013- Lona 02.jpg

walsh3.gif

edss.gif

 

Objetivo V:

Que en la Diócesis se establezca un sistema fluido y eficaz de comunicación social que favorezca el compartir noticias, la organización y coordinación pastoral, y el intercambio de experiencias entre las comunidades. Tener presencia en los medios de comunicación locales.

 

Anexo I de la Carta Pastoral a todos los fieles de la Diócesis de Nuestra Señora del Buen Viaje, presentando las conclusiones de la Asamblea Pastoral del Pueblo de Dios.

 

 

 

escudoceafondotrans.gif

CONFERENCIA EPISCOPAL ARGENTINA

 

DECLARACIÓN "FELICES LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ"
 

1.  Como pastores del pueblo de Dios -del que provenimos y al que queremos servir- nos dirigimos a todos los miembros de la Iglesia y a los hombres y mujeres de buena voluntad, para compartir nuestra mirada sobre un aspecto inquietante de la realidad nacional. Constatamos con dolor y preocupación que la Argentina está enferma de violencia. Algunos de los síntomas son evidentes, otros más sutiles, pero de una forma o de otra todos nos sentimos afectados. Queremos detenernos a reflexionar sobre este drama porque creemos que el amor vence al odio y que nuestro pueblo anhela la paz.

 

argentinos-reunidos-Pilar-Asamblea-Felices.jpg

 

2.  Son numerosas las formas de violencia que la sociedad padece a diario. Muchos viven con miedo al entrar o salir de casa, o temen dejarla sola, o están intranquilos esperando el regreso de los hijos de estudiar o trabajar. Los hechos delictivos no solamente han aumentado en cantidad sino también en agresividad. Una violencia cada vez más feroz y despiadada provoca lesiones graves y llega en muchos casos al homicidio. Es evidente la incidencia de la droga en algunas conductas violentas y en el descontrol de los que delinquen, en quienes se percibe escasa y casi nula valoración de la vida propia y ajena. La reiteración de estas situaciones alimenta en la población el enojo y la indignación, que de ninguna manera justifican respuestas de venganza o de la mal llamada “justicia por mano propia”. La creciente ola de delitos ha ganado espacio en los diversos medios de comunicación, que no siempre informan con objetividad y respeto a la privacidad y al dolor. Con frecuencia en nuestro país se promueve una dialéctica que alienta las divisiones y la agresividad.

 

3.  No se puede responsabilizar y estigmatizar a los pobres por ser tales. Ellos sufren de manera particular la violencia y son víctimas de robos y asesinatos, aunque no aparezcan de modo destacado en las noticias. Conviene ampliar la mirada y reconocer que también son violencia las situaciones de exclusión social, de privación de oportunidades, de hambre y de marginación, de precariedad laboral, de empobrecimiento estructural de muchos, que contrasta con la insultante ostentación de riqueza de parte de otros. A estos escenarios violentos corremos el riesgo de habituarnos sin que nos duela el sufrimiento de los hermanos. Todo lo que atenta contra la dignidad de la vida humana es violación al proyecto de amor de Dios: la desnutrición infantil, gente durmiendo en la calle, hacinamiento y abuso, violencia doméstica, abandono del sistema educativo, peleas entre “barrabravas” a veces ligadas a dirigentes políticos y sociales, niños limpiando parabrisas de los autos, migrantes no acogidos e, incluso, la destrucción de la naturaleza. Hemos endurecido el corazón incorporando estas desgracias como parte de la normalidad de la vida social, acostumbrándonos a la injusticia y relativizando el bien y el mal. Es creciente la tendencia al individualismo y egoísmo, de los cuales despertamos sobresaltados cuando el delito nos afecta o toca cerca. El Papa Francisco señala que “se ha desarrollado una globalización de la indiferencia...” (Evangelii Gaudium 54).

 

4.  Pero no nos ayuda culpar a los demás. Para lograr una sociedad en paz cada uno está llamado a sanar sus propias violencias. Es necesario reconocer las diversas crisis por las que atraviesa la familia, que es la primera escuela de paz. En ella aprendemos la buena noticia del amor humano y la alegría de convivir. Muchos niños y adolescentes crecen solos y en la calle provocando el debilitamiento de los vínculos sociales. Esto también repercute en la escuela. Episodios de violencia escolar se desarrollan ante la mirada pasiva de algunos hasta que es demasiado tarde. Muchos jóvenes ni estudian ni trabajan, quedando expuestos a diversas formas de violencia.

 

5.  La corrupción, tanto pública como privada, es un verdadero “cáncer social” (EG 60), causante de injusticia y muerte. Desviar dineros que deberían destinarse al bien del pueblo provoca ineficiencia en servicios elementales de salud, educación, transporte. Estos delitos habitualmente prescriben o su persecución penal es abandonada, garantizando y afianzando la impunidad. Son estafas económicas y morales que corroen la confianza del pueblo en las instituciones de la República, y sientan las bases de un estilo de vida caracterizado por la falta de respeto a la ley. A ello se agregan mafias del crimen organizado sin freno dedicadas a la trata de personas para la esclavitud laboral o sexual, el tráfico de drogas y armas, los desarmaderos de autos robados, etc.

6.  Para construir una sociedad saludable es imprescindible un compromiso de todos en el respeto de la ley. Desde las reglas más importantes establecidas en la Constitución Nacional, hasta las leyes de tránsito y las normas que rigen los aspectos más cotidianos de la vida. Sólo si las leyes justas son respetadas, y quienes las violan son sancionados, podremos reconstruir los lazos sociales dañados por el delito, la impunidad y la falta de ejemplaridad de quienes tenemos alguna autoridad. La obediencia a la ley es algo virtuoso y deseable, que ennoblece y dignifica a la persona. Esto vale también para los reclamos por nuestros derechos, que deben ser firmes pero pacíficos, sin amenazas ni restricciones injustas a los derechos de los demás. Frente al delito, deseamos ver jueces y fiscales que actúen con diligencia, que tengan los medios para cumplir su función, y que gocen de la independencia, la estabilidad y la tranquilidad necesarias. La lentitud de la Justicia deteriora la confianza de los ciudadanos en su eficacia. Algunos profesionales suelen utilizar de modo inescrupuloso artilugios legales para burlar o esquivar la justicia: también esto es inmoral.

 

7.  La cárcel genera en la sociedad la falsa ilusión de encerrar el mal, pero ofrece pocos resultados. El sistema carcelario debe cumplir su función sin violar los derechos fundamentales de todos los presos, cuidando su salud, promoviendo su reeducación y recuperación. Nos duele y preocupa que casi la mitad de los presos no tenga sentencia. La mayoría de ellos son jóvenes pobres y sin posibilidades para contratar abogados que defiendan sus causas. Ningún delito justifica el maltrato o la falta de respeto a la dignidad de los detenidos. Gracias a Dios algunos cumplen la palabra de Jesús: “Estuve preso y me visitaron” (Mt 25,36).

 

8.  Nos estamos acostumbrando a la violencia verbal, a las calumnias y a la mentira, que “socava la confianza entre los hombres y rompe el tejido de las relaciones sociales” (Catecismo de la Iglesia Católica, 2486). Urge en la Argentina recuperar el compromiso con la verdad, en todas sus dimensiones. Sin ese paso estamos condenados al desencuentro y a una falsa apariencia de diálogo.

 

9.  Estos síntomas son graves. Sin embargo, en el cuerpo de nuestra sociedad se encuentran también los recursos para afrontar el paciente camino de la recuperación. Todos estamos involucrados en primera persona. Destacamos, ante todo, el profundo anhelo de paz que sigue animando el compromiso de tantos ciudadanos. No hay aquí distinción entre creyentes y quienes no lo son. Todos estamos llamados a la tarea de educarnos para la paz.

 

10. Nosotros creemos que Dios es “fuente de toda razón y justicia” y que los peores males brotan del propio corazón humano. El vínculo de amor con Jesús vivo cura nuestra violencia más profunda y es el camino para avanzar en la amistad social y en la cultura del encuentro. A esto se refiere el Papa Francisco cuando nos invita a “cuidarnos unos a otros”. Jesús nos enseñó que “Dios hace salir el sol sobre buenos y malos y hace llover sobre justos e injustos” (Mt 5, 45). No hay persona que esté fuera de su corazón. En su proyecto de amor la humanidad entera está llamada a la plenitud. No hay una vida que valga más y otras menos: la del niño y el adulto, varón o mujer, trabajador o empresario, rico o pobre. Toda vida debe ser cuidada y ayudada en su desarrollo desde la concepción hasta la muerte natural, en todas sus etapas y dimensiones. Jesús es nuestra Paz, en él encontramos Vida y Vida abundante. A Él volvemos nuestra mirada y en Él ponemos nuestra esperanza para renovar nuestro compromiso en favor de la vida, la paz y la salud integral de nuestra querida Patria. Jesús nos dice: “Felices los que trabajan por la paz…” (Mt 5,9). Muchos ya lo están haciendo. Hay destacables iniciativas en escuelas, parroquias, clubes, talleres artísticos y otras organizaciones de la sociedad. Los alentamos a seguir siendo instrumentos de paz. Exhortamos particularmente a la dirigencia a desarrollar un diálogo que genere consensos y políticas de estado para superar la situación actual.

 

11. La Virgen de Luján, presente en el corazón creyente de tantos argentinos y argentinas, nos anima y acompaña en nuestro empeño “…porque cada vez que miramos a María volvemos a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño. En ella vemos que la humildad y la ternura no son virtudes de los débiles sino de los fuertes, que no necesitan maltratar a otros para sentirse importantes…” (EG 288)

 

Los obispos argentinos

Pilar - 107 Asamblea plenaria
8 de mayo de 2014, Solemnidad de Nuestra Señora de Luján

 

 

up

 

 

______________________________________________________

 

 

 

 

escarapela.jpg

Invitación para el 25 de Mayo  
 
ORACIÓN POR LA PAZ

 

Junto a las reflexiones que presentamos “Felices los que trabajan por la paz” en el día de hoy, queremos proponer al pueblo de Dios y a todos los hombres de buena voluntad, una oración para que se rece la próxima fiesta patria del  25 de mayo.

 

Invitamos a  que ese día en las diócesis del país, en las catedrales y santuarios, en las parroquias, capillas y en los hogares se ore por la convivencia pacífica de los argentinos utilizando la Oración por la Paz de San Francisco:

 

Señor,

haz de mí un instrumento de tu paz:

donde haya odio, que yo ponga el amor,

donde haya ofensa, que yo ponga el perdón;

donde haya discordia, que yo ponga la unión;

donde haya error, que yo ponga verdad;

donde haya duda, que yo ponga fe;

donde haya desesperación, que yo ponga esperanza;

donde haya tinieblas, que yo ponga  luz;

donde haya tristeza, que yo ponga alegría.

 

Señor,

haz que yo no busque tanto:

ser consolado como consolar,

ser comprendido como comprender,

ser amado como amar.

 

Porque:

dando es como se recibe,

olvidándose de sí es como uno se encuentra,

perdonando es como se recibe el perdón,

y muriendo es como se resucita a la Vida.

Que Nuestra Señora de Luján nos cuide con su ternura de Madre y nos acompañe en la oración.

 

Los obispos argentinos

Pilar - 107 Asamblea plenaria

8 de mayo de 2014, Solemnidad de Nuestra Señora de Luján

 

 

up

 

 

 

 

 
Pastoral Bíblica

e.pastoral.biblica@gmail.com

 

“Habla, Señor, que tu siervo escucha”

Talleres Bíblicos de Lectura Orante
 
Parroquia Nuestra Señora del Valle

Curuzú Cuatiá 402, Bº Gaona – El Palomar

 

Dios nos habla como amigos y te espera en los Encuentros Bíblicos de Lectura Orante con la Palabra de Dios


TALLERES BÍBLICOS
Introducción a la práctica de la Lectura Orante


MIÉRCOLES 14, JUEVES 15 y VIERNES 16 DE MAYO


Horario de 19.00 a 20.30 hs.

Horario de secretaría: Martes, miércoles, jueves y viernes de 17.00 a 18.00 hs. Tel: 4450-7155

 

Taller Biblico.jpg

 

 

up

           

 

Peregrinaciones a Tierra Santa.gif

 
PRÓXIMA SALIDA: 18 DE OCTUBRE -
13 días / 11 noches administración@getontours.com.ar
 

Urgenciasacerdotalc.jpgasis13.jpg

 

 

 

caritasnaranja.jpg  NUEVASEDE.jpg

 

Caritas Diocesana
Parroquia San Pedro Apóstol - Castro Cambón 250 – Morón                                        

Lunes  y jueves de 9 a 18 hs.. Martes y miércoles de 9 a 12 hs.

Tel./fax: 4483-3154    Email: moron.caritas@speedy.com.ar

 

Lunes 19 de MAYO - 19.30 hs.
 

Charla de
MONS. JORGE LOZANO


lozano2_2433294-240.jpg

Obispo de Gualeguaychú.

Presidente de la Comisión de Pastoral Social del Episcopado Argentino y Encargado de la Pastoral para la Drogadependencia

 

“EL PENSAMIENTO SOCIAL
DEL PAPA FRANCISCO”

 

Instituto San José

San Martín 319

Morón

 

 

up

           

 

escuelaperiodismoban.jpg

 

 

 

Pastoral de Juventud

 

logopascuajoven.jpg


“...este mundo necesita de jóvenes valientes
que le quieran dar todo a Dios”.
(Papa Francisco a Pascua Joven Morón)

“Vive en mi amor,
comparte mi alegría”

 

Pascua Joven.jpg


PASCUA JOVEN 2014 – 15 AÑOS

 

En su última edición, del 11 al 13 de abril, Pascua Joven celebró 15 años de vida congregando a más de 1.300 jóvenes provenientes de diferentes colegios y parroquias del Obispado, e incluso de colegios no confesionales.

 

En la Revista con motivo de este aniversario, desde aquellos 300 jóvenes del primer encuentro en 1999, el Padre Mariano del Río, fundador de Pascua Joven Morón, agradeció la oportunidad de volver a pasar por el pensamiento y el corazón momentos tan lindos vividos y de tanta experiencia cercana de Dios.

 

No olvidó agradecer a los que trabajan para que Pascua Joven siga creciendo, especialmente al Padre Rodrigo, que en estos cinco años ha trabajado tanto como Sacerdote para que este espacio siga siendo un ámbito privilegiado de encuentro con Dios para los jóvenes de nuestra Diócesis.

 

"NUNCA PENSÉ QUE IBA A SER
ALGO TAN LINDO Y TAN DE DIOS"

Entrevista con el Padre Mariano del Río,

fundador de Pascua Joven Morón

(De la Revista 15 Años de Pascua Joven)

 

¿Cómo nació Pascua Joven Morón?

Este proyecto empezó hace mucho tiempo. Yo tenía esta idea antes de ser cura. Para mí, el tiempo de Pascua siempre fue un momento muy fuerte de crecimiento en la fe, y me parecía que era muy importante, pastoralmente, que existiera un espacio para que los jóvenes pudieran descubrir una Pascua más cercana a sus vidas.

 

En el año 1990, todavía como laico, participo de un encuentro nacional de responsables de la pastoral juvenil en Paraná. Allí conozco al fundador laico de la Pascua Joven en San Isidro, Carlos Guyot, y me cuenta sobre Pascua Joven.

 

 

Durante el seminario, y, siempre con las ganas de hacer algo como esto, cada Pascua trataba de organizar algo que tuviera que ver con la experiencia juvenil. En mi segundo año de seminario, acompañando al colegio Cristo Obrero, propuse hacer, como se pudiera, algo similar a Pascua Joven. A solo unos pocos días de que empiece el encuentro, solo había dos chicos anotados.

 

Enseguida salimos a difundir y convocar, y finalmente en el encuentro participaron 72 jóvenes. Fue algo increíble. Me di cuenta que Dios quería esto, y que en esto de Pascua hay algo más que Dios quiere realizar.

 

Con los años no pudimos seguir organizando este encuentro. Pero en 1999, como responsable de la Pastoral Juvenil de la Diócesis, y con el apoyo del Padre Ariel Consoli y Monseñor Laguna, empezamos a preparar la Pascua Joven, como un modo de celebrar el jubileo de los jóvenes del año 2000 en la Diócesis.

 

En general, todo el mundo pensaba que era una locura. Tuvimos que explicar y justificar cada decisión y cada acción, porque nadie entendía de qué hablábamos: Juntar a 200 chicos, en un colegio, por tres días seguidos, quedándose a dormir, etc. Significó un gran esfuerzo. No obstante, desde el primer momento el Colegio Emaús nos abrió las puertas y nos dijo: "Cuenten con esto, nos encanta que vengan acá".

 

Cuando se pensó esta propuesta, se consideró importante hacerla el fin de semana anterior a Pascua, el Domingo de Ramos, para que los jóvenes puedan vivir su Semana Santa en sus comunidades, motivados por lo vivido en Pascua Joven. Ese año, en 1999, formamos el primer equipo de Pascua Jóvenes, con sólo 12 jóvenes.

 

pascuaj5.jpg

 

¿Cuál fue la respuesta de este grupo de chicos
cuando los invitaste a ser parte de Pascua Joven?

A ellos les encantó, les fascinó desde el principio. Me decían "Esto va estar increíble, va a estar buenísimo, ¿Pero podremos? ¡Es muy difícil!" Me ayudaba mucho que estuviera la hermana Sofía, porque era quien llevaba el contenido. Éramos 12 corriendo con todo, y hacíamos lo mismo que se hace hoy. 12 que estaban en mil cosas a la vez, y que no sabían qué iba a pasar. Empezamos a rodar el equipo, ¡que trabajó todo un año entero! Para empezar con la difusión en los colegios, pedimos que vengan chicos de cada colegio a un encuentro en el Casa de la Catequesis, para contarles de qué se trataba el proyecto y si se engancharían en algo así. De a poco y con mucho esfuerzo empezamos a armar la primera Pascua Joven, a invitar y se empezó a socializar el evento.

 

¿Cómo comenzó la primera Pascua?

La primera Pascua Joven empezó el 14 de abril del 2000. El día viernes llegamos e hicimos cosas que hoy día se siguen haciendo: la reunión del equipo, acomodar las cosas en un lugar propio, reunimos con los coordinadores en la capilla, etc. Todo eso fue el motor de lo que hoy es Pascua Joven. Y vi que en cada cosa que pasaba, no era una cuestión organizativa, sino la presencia de Dios que se manifestaba en cada momento. Para mí esa siempre fue la maravilla de Pascua Joven. Más allá de los resultados, de los frutos, de las alegrías, cada cosa que se hace es una manifestación de la acción de Dios hoy entre nosotros. Desde el primer momento se fue generando el carisma propio de la Pascua Joven Morón. Esa primer Pascua Joven, asistieron entre 280 y 310 chicos, y en ese momento fue la convocatoria más grande de jóvenes que se había realizado en toda la Diócesis. Te decían: "¡No lo puedo creer!".

 

La primera charla de Pascua Joven Morón estuvo a cargo de Eduardo Meana. Fue una charla maravillosa, y era justo lo que estaba esperando. El Obispo me dio la posibilidad de celebrar la Misa de Cierre de Pascua Joven. Y para mí, que tenía sólo un año de ser cura, celebrar la última misa de Pascua Joven, multitudinaria, porque también participaron los padres de los chicos, fue una gran bendición.

 

Esa primer Pascua yo pensaba que iba a ser algo lindo, lo soñaba así, pero nunca pensé que iba a ser algo tan lindo, y tan de Dios. Me impactó eso, esa alegría posterior a la misa. Una experiencia de Dios que superó toda expectativa mía, y que fue una confirmación total que no era algo de uno sino que Él quería que pasara. Hoy, después de 15 años, veo que esto es así. Más allá de nosotros, hay una acción de Dios que se revela maravillosamente.

 

Hubo cosas que yo tuve que pelear al principio, y sin embargo, que hoy siguen pasando: Por ejemplo, el festejo del viernes a la noche. Creían que estaba loco. Hacer eso la primera vez, pero que después todos los chicos se queden callados y empezar la misa en un silencio total, fue algo maravilloso.

 

pascuaj7.jpg

 

¿Cómo fue la estructura de Pascua Joven 2000?

Desarmamos totalmente la estructura de San Isidro. Lo único que teníamos que seguir es el orden litúrgico de jueves, viernes y sábado santo.

 

Hacer todo una semana antes y cerrar el Domingo de Ramos fue jugarse, y al principio como Cura costaba un poco: Eso fue romper un esquema y animarse a hacerlo.

 

Priorizamos partir de la vida de los chicos, siempre. No queríamos hablar de algo sin saber que les pasaba a ellos. Siempre el gran esfuerzo de los lemas es tratar de escuchar lo que el Papa y la Iglesia nos decía en ese momento, y escuchar también la cultura de los jóvenes, y lo que están viviendo ellos.

 

¿Cómo viste a los primeros participantes?

Los vi sin saber a dónde iban, pero siempre muy perceptivos. Si están ahí es por algo. Ahí hay algo que está pasando que va más allá de nosotros, que es entre ellos y Dios.

 

¿Qué es para vos Pascua Joven?

Para mí Pascua Joven siempre fue confiar en que Dios quiere esto. Y que Él se las ingenia para llegar a cada corazón y decirle a ese corazón lo que necesita. Nosotros simplemente ponemos el medio, la herramienta.

 

En mi vida sacerdotal Pascua Joven es una experiencia muy fuerte de llamado de Dios. Uno no se puede hacer el gil después de vivir estas cosas. Para mí, Pascua Joven expresa también un modelo de Iglesia, que no tiene que ver solamente con los jóvenes. Tiene que ver con una Iglesia que se apasiona con el anuncio de Jesús, y que pone los medios de este mundo para que la acción de Dios se manifieste en la vida de las personas. Pascua Joven sería imposible sin la cantidad de laicos que generosamente dan su tiempo, sus espacios, sueñan con esto. Y este espacio se fue expandiendo mucho en la vida de las escuelas y parroquias. Creo que Dios expresa abundantemente su generosidad, porque también nosotros, cuando podemos, somos generosos con Él. Pascua Joven es un gran ámbito de generosidad, desde Dios en primer lugar, y de cada uno que es responsable de una parte. No se entiende Pascua Joven sin la generosidad.

 

pascuaj8.jpg

¿Cómo fue ese cierre después de 10 años?

Si fuese por uno, no quisiera nunca dejar Pascua Joven. Tiene que ver con discernir lo que Dios quiere. Personalmente sentía que había crecido muchísimo, pero había factores para que esto pueda seguir creciendo sin que yo estuviera. Primero, por la certeza de que esto es algo de Dios, y segundo porque estaban dados los medios y había gente para que esto se pueda seguir realizando sin mi presencia. Por gracia de Dios ese año se ordenaron el Padre Juan y el Padre Rodrigo, que participaron de la primera Pascua Joven.

 

¿Cómo ves que crece Pascua Joven?

Crece como una bendición de Dios que no tiene límites. Es un seguir pasando de Él entre nosotros, derramando su misericordia, derramando su ternura, ayudando a que nos podamos encontrar con Él, y eso no puede ser otra cosa que dar frutos siempre abundantes y positivos. Son innumerables las personas que me hablan y me dicen que Pascua Joven fue el momento de descubrimiento de su Fe, y mientras esto siga pasando, es manifestación de que Dios quiere esto. La maravilla es que pasa y los frutos que hay. Para mí los frutos de Pascua Joven son siempre manifestación de la acción de Dios.

 

 

up

 

___________________________________________________________________

 

EQUIPO DE COMUNICACIÓN SOCIAL - DIÓCESIS DE MORÓN

000501c7fea3$cb6337b0$2401a8c0@FABIANPARODI

Oficina de Prensa del Obispado de Morón

Sr. Fabián Parodi

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE, HOTMAIL y OUTLOOK, no marcar este correo como CORREO NO DESEADO, porque de hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ