Página principal
Versión en WORD para imprimir o guardar
(clik aquí) wordbot.jpg     APP para sistemas ANDROID       INSTAGRAM 
En FACEBOOK  facebot2.jpg        Suscripción gratuita altasbot3.jpg           En YOUTUBE  youtube.jpg      En TWITTER 

// 01-12-2015 //              

- Calendario Pastoral para diciembre 2015 – Cumpleaños del Clero y Aniversarios de Ordenación

- CREACIÓN DE LA UNIDAD PASTORAL VIRGEN DE LA ASUNCIÓN

- 25 años en los pasos de Jesús

- Estampas y afiches - La Misericordia nace con el Niño

- Retiro espiritual - Adviento, una esperanza que transforma…

- Retiro espiritual - Abriendo las puertas de la Misericordia

- LA CULTURA DEL ENCUENTRO Y LA DIMENSIÓN DEL AMOR
                                                     
                                        

colegiostepinac.jpg

productosdelcolmenarb.jpg

 

 

 

 

 

DivinoNiño.jpg


 

 

 

 

 

 

 

 

 

walsh3.gif

edss.gif

 

Objetivo V:

Que en la Diócesis se establezca un sistema fluido y eficaz de comunicación social que favorezca el compartir noticias, la organización y coordinación pastoral, y el intercambio de experiencias entre las comunidades. Tener presencia en los medios de comunicación locales.

 

Anexo I de la Carta Pastoral a todos los fieles de la Diócesis de Nuestra Señora del Buen Viaje, presentando las conclusiones de la Asamblea Pastoral del Pueblo de Dios.

 

 

 

 

Nuestra Diócesis

 

CALENDARIO PASTORAL DIOCESANO 2015

 

Diciembre

 

1:         9.30 hs.: Consejo Presbiteral.

            19.30 hs.: Diáconos Permanentes: Encuentro de Lectura Orante de la Palabra.

5:         10.00 hs.: Misa de acción de gracias, finalización actividades del Seminario Catequístico San Pío X.

9:         9.30 hs.: Jornada Presbiteral en el Seminario Catequístico San Pío X. Tema: Constitución del Tribunal Diocesano y el nuevo abordaje de las causas de nulidad matrimonial, a partir del Motu Proprio Mitis Ludex Dominus Iesus del Papa Francisco.

12:       11.00 hs.: Celebración por los 25 años de Ordenación Sacerdotal del Pbro. Nicolás Baeza. Parroquia San Vicente de Paul.

13:       16.30.: Salida en procesión desde el Colegio María Auxiliadora. 17.00 hs.: Apertura de la Puerta Santa en la Catedral. Misa solemne.

15:       20.00 hs.: Reunión equipo de Formación y Crecimiento en la Fe.

17:       20.00 hs.: Charla sobre el sentido y la historia de los Congresos Eucarísticos. Santuario Diocesano de la Medalla Milagrosa.

 

 

_________________________________________

 

 

Cumpleaños del Clero

 

Diciembre

 

 

R.P. Diego G. Perín                                       01-12

Pbro. Ricardo F. Ayala                                   01-12

R. P. Arlindo Sehneider, Palotino                  01-12

Pbro. Nicolás Baeza                                      06-12

R.P. Jordan Ostojic OFM                               08-12

Pbro. Carlos A. Landriel                                 11-12

Diác. Néstor Oscar Crespo                            13-12

R.P. Jacinto Grzegorz Zielinski, CSMA         16-12

Diác. Héctor A. Castoldi                                 21-12

 

 

_________________________________________

 

 

 

Aniversarios de Ordenación

 

Diciembre

 

Pbro. Carlos Baccioli                          02-12-62

Pbro. Juan José Cencig                     06-12-59

Pbro. Alcides E. Ferrando                  06-12-75

Pbro. Carlos Otero                             07-12-07

Pbro. Juan Herrera                            07-12-08

Pbro. Rodrigo Durini                          07-12-08

Pbro. Pablo Aguilar                            07-12-11

Pbro. Juan Coltro                               08-12-68

R.P.  Diego G. Perín                          08-12-00

Pbro. Emilio Moglia                            10-12-50

Pbro. Héctor Hugo Lagoria                12-12-83

Pbro. Nicolás Baeza                          12-12-90

Pbro. Juan H. Bojcetic                       12-12-90

R.P.  Juan S. Velasco SAC                16-12-00

Pbro. Germán I. Meling                      19-12-87

Mons. Luis G. Eichhorn                      21-12-68

Pbro. José María Recondo                22-12-79

Pbro. Darío Desperes                        26-12-99

 

 

up

 

  

 

 

 

Cancillería

 

CREACIÓN DE LA UNIDAD PASTORAL
VIRGEN DE LA ASUNCIÓN

El  P. Jorge Alonso invita a la Misa con la que se dará inicio a las actividades pastorales de la nueva unidad, el 6 de diciembre a las 19.30 hs. en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario (Gelly y Obes 1186, Villa Sarmiento - 4443-9151)

 


Luis Guillermo Eichhorn

Por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica, Obispo de Morón

 

VISTOS

·        La propuesta realizada por los presbíteros de las Parroquias Nuestra Señora del Rosario y Santa Mónica;

·        La necesidad de brindar una adecuada atención pastoral en toda esa zona de la diócesis que a continuación especifico; 

·        La conveniencia de crear la unidad pastoral de las Parroquias Nuestra Señora del Rosario y Santa Mónica de la localidad de Villa Sarmiento, y ponerlas bajo la conducción de un equipo sacerdotal, como lo prevé el Derecho de la Iglesia (ver cán. 517 § 1); y

 

CONSIDERANDO

·        Que los sacerdotes que me dispongo a designar gozan de la doctrina, el celo apostólico, las virtudes y las cualidades exigidas por el Derecho de la Iglesia (cáns. 519, 542 1º y 521);

 

POR LAS PRESENTES

      * Creo la Unidad Pastoral “Virgen de la Asunción” y, en virtud del cán. 523, nombro a los

 

Pbros. Jorge Alonso, Carlos Otero y Rodrigo Vega

 

Párrocos Solidarios de las Parroquias

Nuestra Señora del Rosario y Santa Mónica de Villa Sarmiento,

y de las Capillas María Inmaculada de Villa Sarmiento y

Virgen de la Asunción de El Palomar

 

y designo al P. Alonso como Moderador de la actividad pastoral conjunta.

(ver cánn. 517 § 1 y 543-544);

 

·        Esta Unidad Pastoral comenzará a funcionar a partir del 6 de diciembre de 2015, día en que realizaré una reunión con todos los agentes pastorales de la misma.

·        Comuníquese a los Párrocos Solidarios y a los fieles de las mencionadas Parroquias. Publí­quese en el Boletín Diocesano y archí­vese.

 

DADAS

En la sede episcopal de Morón, al 1º día del mes de diciembre del año del Señor de dos mil quince.

 

 

 

 

Por mandato del Señor Obispo

 

 

 

 

 

Reg. en Libro de Nombramientos, fol. 6, 149 y 183

Prot. 154/119

 

 

up

 

 

 

 

 

Parroquia San Vicente de Paul

Prof. Castagna 4876, Villa Tesei


Sábado 12 de diciembre

 

25 años en los pasos de Jesús

 
Aniversario de Ordenación Sacerdotal
del Pbro. Nicolás Baeza

 

A las 11.00 hs., celebración de la Eucaristía
en acción de gracias.


Parroquia San Vicente de Paul

Prof. Castagna 4876, 1688 Villa Tesei

 

 

up

           

 

 

 

 

Animación Misionera

 

 

“La Misericordia nace con el Niño”

 
NAVIDAD 2015 EN LA DIÓCESIS

 

     

 

Ya se pueden retirar de la CURIA DIOCESANA las estampas y afiches que acompañarán este Tiempo de Adviento. Se entregan 10 afiches y estampas por Parroquia. Para quienes soliciten más, el valor es de $ 0,50 por estampa y $ 1,00 por afiche, costo subsidiado por el Equipo de Animación Misionera.

 

up

 

 

Urgenciasacerdotalc.jpg  asis13.jpg

CURSOS Y CAPACITACIÓN PROFESIONAL

 

Taller de FOTOGRAFÍA
 DIGITAL
     ¡Aprendé con nosotros!

 

Organizado por la Comisión de Comunicación Social de la Diócesis

 

Informes e inscripción: De lunes a viernes de 9.00 a 12.00 hs. Tel: 4629-3143

O por email: obmoronprensa@gmail.com

 

 

 

 

catedralchico

 

Iglesia Catedral de Morón

Centro de Espiritualidad “María, Madre del Buen Viaje”

 

Adviento,

una esperanza que transforma…

 

RETIRO ESPIRITUAL


Monseñor Raúl Trotz

 
Sábado 19 de diciembre, de 9.00 a 13.00 horas

Hogar para Ciegas Felisa Dorrego de Miro

Brown 362, Morón

 

up

 

 

 

 

 

Comunidad de Fieles Laicos Monte Horeb

E-mail: comunidadmontehoreb@yahoo.com.ar

www.comunidadmontehoreb.com.ar

 

Abriendo las puertas de la Misericordia
 
Retiro Espiritual

 

"María y Jesús,
los rostros de la Misericordia”.

 

"María dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre”. (Lc 2, 7a).

 

7 y 8 de diciembre

 

de 9 a 19 hs.

 

Costo: $180.–

 

Nos acompaña el P. Silvio Rocha

 

Llamanos al

4665-1292   /  15 – 4078-7614 

 

E-mail: comunidadmontehoreb@yahoo.com.ar

 

www.comunidadmontehoreb.com.ar

 

 

 

 

 

up

 

 

escuelaperiodismoban.jpg

 

 

 

La cultura del Encuentro y
la dimensión del amor

 

- Con la colaboración de Ruth Andrada y Elina Veronelli -

 

El camino emprendido desde el año 2013 por la Junta Regional de Educación Católica, conocida como JUREC, organismo que reúne a las instituciones educativas de la Diócesis, dio como resultado un IDEARIO hecho con el aporte de nuestros colegios.

 

Periódicamente, la JUREC convoca a los equipos de conducción de los mismos para tener momentos de reflexión que iluminen el trabajo. Este año, pudimos participar de uno de estos encuentros y trajimos para compartir por este medio una meditación de Mons. Luis Guillermo Eichhorn basada en la lectura del Evangelio de Lucas 9, 22-24, sobre el sentido de la vida del hombre tomando como eje la dimensión del amor, el vivir la plenitud del amor, el educar para el amor y en el amor; y un estudio que la Dra. Paola Del Bosco llevó adelante sobre el tema de “La dimensión del encuentro”, propuesta que surge del Ideario y de la palabra, la enseñanza y la catequesis del Papa Francisco que marcan un camino a transitar.

 

Para ver el video, clic en la imagen o aquí.
 
Compartimos la fe por FM Stepinac, 91.9,
desde la ciudad de Hurlingham.
http://fmstepinac.com.ar/

 

 

LA DIMENSIÓN DEL AMOR.
Responsabilidad de los educadores

 

Palabras de Mons. Luis Guillermo:

Evangelio de Lucas 9, 22-24

 

Y les decía: «El Hijo del Hombre tiene que sufrir mucho y ser rechazado por las autoridades judías, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la Ley. Lo condenarán a muerte, pero tres días después resucitará.»

También Jesús decía a toda la gente: «Si alguno quiere seguirme, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz de cada día y que me siga.

Les digo: el que quiera salvarse a sí mismo se perderá, y el que pierda su vida por causa mía, se salvará.

 

“Ningún político se presentaría ante sus seguidores diciéndoles las palabras que dice Jesús. Jesús habla de tomar la cruz y seguirlo, de que va a ser condenado a muerte, palabras que desorientan y desconciertan a los discípulos, y a nosotros también si no las entendemos desde la dinámica del amor.

 

 

Dios es amor, dice la Palabra de Dios, y precisamente ese proyecto, ese designio pasa por el amor y un amor que llega hasta la entrega total, hasta la muerte. El Evangelio nos da una reflexión sobre el sentido de la vida del hombre. El hombre es un proyecto de Dios, es un fruto de su designio; el designio y el proyecto de Dios del amor, del reinado del amor; por eso Jesús se encarna, se hace hombre, para compartir con nosotros nuestra realidad humana, histórica; se hace semejante en todo menos en el pecado. El pecado es la muerte del hombre, la muerte del amor. Y el Señor nos llama, nos llamó a la existencia, a la vida para que vivamos esta plenitud de amor.

 

Tenemos que mirar nuestra vida con una actitud de agradecimiento al Señor y pensar que Él me amó, me ama y me amará; que Él me ha regalado la vida para que me dedique a amar, me realice amando, me perfeccione amando. De ahí, la importancia que tiene abrir nuestro corazón a esta dimensión profunda de sentirnos amados porque Dios nos ha llamado al amor.

 

Si miramos nuestra realidad concreta, histórica, existencial, cada uno se ha dedicado a una tarea, a una profesión, en este caso, a la educación. Educar a un hijo de Dios, amado, llamado por Dios, lo cual significa que nuestra tarea educativa puede engrandecer, encausar, orientar, hacia esta plenitud de vida o puede frustrar para siempre a una persona.

Tremenda responsabilidad para los educadores. Reflexionar esto tiene que ser una tarea continua, es decir: ¿Cómo estoy viviendo esta realidad o esta dimensión de amor como respuesta al proyecto de Dios que me ha llamado?

 

 

Un texto del Concilio Vaticano II, de la Constitución Gaudium et spes, sobre la Iglesia contemporánea dice así:

 

¨La razón más profunda de la dignidad humana está en la vocación del hombre a la comunión con Dios. Desde su mismo nacimiento, el hombre es invitado al diálogo con Dios. Existe pura y simplemente por el amor de Dios que lo creó y por el amor de Dios que lo conserva, y sólo se puede decir que vive en la plenitud de la verdad, cuando reconoce libremente ese amor y se confía por entero a su creador.¨

 

Hermosas palabras que iluminan la tarea educativa. Nuestros institutos educativos en todos sus niveles y modalidades, si no educan para el amor y en el amor, traicionan el proyecto de Dios. Por eso, esta tarea hace a la identidad de nuestras instituciones, a la calidad de nuestra tarea educativa y hace también a todo el estilo educativo de vida.

 

Es un elemento clave. Quienes hemos compartido tanto tiempo en aulas, en pasillos de colegios, en cargos docentes y directivos, sabemos que no siempre es fácil, sobre todo en el mundo en el que estamos viviendo hoy. La escuela es como una caja de resonancia de todas las situaciones y problemas que hay en la sociedad; entonces entre nuestros alumnos tenemos un poquito de todo: no son todos angelitos, lo sabemos, no son todos santitos, lo sabemos, hay de todo. Esto mismo pasa incluso a nivel directivo, entre nuestros docentes, pero todos tienen una vocación y un llamado a realizar una tarea, y una tarea que la hacemos con entusiasmo, con alegría.

 

El peligro es entrar en una rutina aplastante. ¿Cuántas veces se ven caras de docentes amargados, como apesadumbrados, diciendo ¨uh, tengo que ir a tal curso donde está Fulanito que es la piel de Judas¨? ¿Cuántas veces pasa? Pero sin embargo, hay algo en el corazón de cada docente, en el corazón de cada directivo, de cada persona que está como responsable de alguna tarea educativa, hay algo que nos lleva a superarnos, que nos lleva a asumir este desafío de formar un corazón y el corazón de un hijo de Dios, que está llamado a la plenitud del amor. La única manera de hacerlo es amando.

 

San Juan de la Cruz, el gran místico, decía: ¨Donde no hay amor, obra con amor y encontrarás amor¨. Por eso, el Señor nos invita a seguirlo por el camino del amor, que es el camino de la cruz: la entrega total de Jesús por amor a nosotros, por amor y obediencia al Padre. Y este es el mandamiento de Jesús, este es el mandamiento: ¨Ámense unos a otros como yo los he amado¨. Jesús nos dice: ¨Con el amor con que  me amó el Padre, así los he amado yo¨ ¿Y cómo ha sido el amor del Padre? Dice el Evangelio de Juan: ¨Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo¨. El amor entonces, nos lleva a esta actitud de entrega, a esta actitud de tener siempre esperanza, sabiendo que en la tarea de formar el corazón de un hijo de Dios, el Señor nunca está ausente, al contrario, podríamos decir que Él es el actor principal en la tarea educativa, pero cuenta con nosotros”.

 

El Sr. Obispo concluyó recordando las palabras de San Pablo en el capítulo 13 de la Carta a los Corintios, que son una guía:

 

¨Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe; aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada; aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada”.

 

“El proyecto de Dios es que amemos nosotros primero, no le exijamos a nuestros alumnos, a nuestros colegas que amen si nosotros no somos capaces de amar”.

 

 

LA DIMENSIÓN DEL ENCUENTRO

 

Palabras de la Dra. Paola Del Bosco:

 

La dimensión del encuentro es una dimensión humana, vivimos cuando nos encontramos con los demás.

 

Hay lugares donde uno no se encuentra, por ejemplo: En una estación de trenes. Hay mucha gente pero no hay dimensión del encuentro, pasamos uno al lado del otro, nos molestamos.

 

El encuentro se trata de esto: Alguien para mí existe y yo para él o para ella existo. Es cuando nos hacemos reales el uno frente al otro, y puede suceder con personas que sean parientes, no parientes, con nuestros alumnos.

 

Hay momentos, personas y circunstancias donde se acorta la distancia entre uno y otro y eso es lo que llamamos encuentro.

 

¿Por qué traerlo al aula? Porque si no nos encontramos alguna vez con nuestros alumnos, con cada uno de ellos, por lo menos alguna vez en el tramo que ustedes decidan, es difícil que crezcan, es difícil que se eduquen, es difícil que se abran a lo que tenemos para dar. Porque lo más importante que tenemos para darles no es tanto el conocimiento, que tenemos que tener por supuesto, sino lo humano que tenemos para comunicar.

 

Solamente frente a seres humanos se les abre primero el corazón y después la cabeza, esa apertura depende de actitudes nuestras.

 

 

FRENTE A FRENTE

 

“La verdadera esencia del hombre se presenta en su rostro” (E. Lévinas)

 

Los docentes somos expertos analizadores de rostros. Nos damos cuenta cuando están distraídos, si están yendo para cualquier otro lado, uno hace una larga explicación y se da cuenta si entendieron o no, quienes entendieron y quienes no, porque la cara lo revela. Hay deslumbramiento por lo que logran captar, por lo que les interesa  y vamos paseando la mirada, como testeando porque el rostro de la persona manifiesta la persona (también el nuestro). Los chicos se dan cuenta cuando llegamos cruzados, enojados, decepcionados, escépticos, cuando no creemos en ellos; lo ven y les duele, y algunos reaccionan con violencia y otros con indiferencia. Pero también nosotros tenemos un rostro por el cual se asoma nuestra esencia.

 

Santa Edith Stein, una gran docente, decía ¨Antes de ir al aula hay que rezar por nuestros alumnos, y al mediodía hay que volver a rezar, porque muchos de los propósitos hechos tempranamente puede ser que hayan chocado en la dificultad de la realidad”. Lo sabía, para encontrarnos con ellos también tenemos que rectificarnos y como nos dijo el Señor Obispo, aclarar que la acción docente implica amor, el amor del que enseña porque capta el valor de la otra persona, inclusive de los que son menos dotados en nuestra materia. Hay encuentro para nosotros cuando nuestros alumnos existen, amarlos significa que sí existen para nosotros, cada uno de ellos: los brillantes, los revoltosos y los intermedios.

Los intermedios a veces son difíciles porque no nos llaman la atención, pero también tienen derecho a crecer bajo nuestra mirada atenta, porque el amor no es nunca genérico, el amor es personal y personalizante, sea para esta persona o esta otra, con sus características. Los docentes somos expertos en humanidad en el sentido de que captamos, pero ojo con los prejuicios, porque son obstáculos para el encuentro.

 

 

APERTURA

 

Dar y recibir

 

Cuando uno se abre, se expone. A veces sufre porque se imaginó que iba a suceder tal cosa y termina sucediendo tal otra, hay que volver atrás y aclarar de nuevo los objetivos. A veces, uno presenta temas y a ellos no se les abrieron todavía esos canales para darse cuenta que es algo importante; y eso no tiene que decepcionarnos, sino que tiene que estimular en nosotros la idea de que hay un momento oportuno. En algunos casos no lo es, entonces hay que acercarse a los temas que puedan interesarles o elevarlos a lo que les tenemos que transmitir, mostrándoles esos eslabones. A veces funciona y a veces no, y si no funciona, las personas igual valen. Ese encuentro nuestro con ellos todavía es significativo porque hay una persona frente a ellos y ellos se sienten llamados a responder de alguna manera, si no hay encuentro, ellos se cierran y nosotros también nos cerramos.

 

Eso implica tiempo. Para encontrarme con el otro lo tengo que poner en primer lugar, si me urge el programa, las notas, restamos de la dedicación, de la atención que les brindamos a nuestros alumnos. Cuando el aula está muy llena, es difícil hacer lo que estoy diciendo, por eso hablo del encuentro sucesivo. Se puede programar un plan de encuentros sucesivos, para asegurarnos el lazo personal con cada uno de ellos alguna vez.

 

Un alumno me dijo: “¿Sabe por qué se sorprende? Porque yo para usted no existo” y yo le dije “No, ¿cómo decís eso?” pero era verdad. Cuando él me lo dijo así, me di cuenta: Yo no lo llamo, ni lo halago, ni lo reto, y lo sufría, él me dio una lección. Si me abro, doy y recibo, recibo de ellos algo que no me lo puedo dar solo. Nosotros tenemos certezas de lo que enseñamos, pero ellos nos obligan a refrescar inclusive los contenidos y la metodología, porque son nuevos. Entonces lo que el profesor sabe, lo que el maestro sabe, con el nuevo grupo se renueva. Si es siempre lo mismo, hemos entrado en una cosa mecánica que no nos hace ningún bien, nos cansa el doble y tiene la mitad del efecto. Es un puente más allá de los prejuicios.

 

Solamente cuando uno se anima a dedicar su tiempo para esa vinculación es posible, y piensen ustedes en los maestros y profesores que tuvieron y se van a acordar de aquellos que establecieron ese vínculo, aun cuando se hayan olvidado de lo que les enseñaron. Esta vinculación significa que ese docente fue alguien para mí, pero que yo también fui alguien para él o para ella. Ser alguien significa que me encontré, que hubo un adulto que influyó en mí, y yo acepté esa influencia y crecí por esa influencia, por esa situación de disponibilidad, el docente que se encuentra está disponible para el que crece. Es esto lo que necesitan los chicos: Alguien que esté disponible. Los alumnos necesitan que lo que están haciendo sea visto por nosotros. Tenemos que dar respuesta a los pequeños adelantos, a los pequeños logros.

 

También hay riesgo ¿Por qué un docente podría resistirse al encuentro?

 

Corre riesgos, entonces se atrinchera en el rol, está ahí arriba en una cúspide frente a una muralla. Tiene miedo de que si se acerca, los alumnos se aprovechan. Esto puede suceder. Tener el coraje del encuentro significa sentirnos seguros de nuestra adultez. Nosotros sabemos de qué se trata, no es que sabemos todo pero entendemos. La ventaja respecto a ellos, y por eso podemos desamurallarnos, es que nosotros ya hemos pasado por ese recorrido. Un adulto es un adulto, el niño no tiene adultez, el adolescente no la tiene, y la adultez significa haber conquistado dos cosas: La capacidad del dominio de uno mismo, ser dueño de uno mismo. No es que no nos duelan las cosas, sino que si nos duele la respuesta que no esperábamos, eso no impida que hagamos nuestro trabajo. El adulto sigue siendo adulto aun cuando lo cachetean. Y dos, podemos hacernos cargo de otros, es decir, somos maduros porque nos hacemos cargo de nosotros mismos pero somos maduros también en la segunda fase porque podemos hacernos cargo del sufrimiento de otro, de las insuficiencias del otro, de las necesidades del otro.

 

Esa es nuestra característica, no necesitamos murallas, todo lo contrario. La exposición no nos quita nada de lo que somos como adultos y es suficiente como para tener el coraje, para abrir las compuertas, es suficiente, y uno puede mostrar con total franqueza lo que está dispuesto a dar y frenar lo que es una extralimitación o que es una errónea evaluación por parte de un alumno o una alumna que se extralimiten en este proceso de vinculación.

 

¿Por qué uno tiene el coraje de esa apertura? Porque cree en el valor del otro. La llave maestra para llegar al corazón y las cabezas es creer en el valor de los chicos.

 

 

PARA EL ENCUENTRO

 

Sin tiempo no hay encuentro

 

Somos esclavos del tiempo, en el sentido de que al principio del año ya sabemos lo que estaremos haciendo todos los jueves del año, y sabemos también que va a haber unos 15 días a fin de año que van a ser un infierno, porque hay que entregar todo corregido y ver quién va a examen y quién no, quién y qué recupera, etc.. El tiempo para nosotros es muy valioso, mucho más que para los chicos que por lo general “pierden el tiempo”, hacen cosas menos productivas, lo sabemos, pero también sabemos que hay una dimensión del encuentro que absorbe el tiempo de una manera valiosa. No es perder el tiempo cuando uno se anima a suspender lo que tenía programado para hablar personalmente con los chicos. Con el grupo también hay un encuentro colectivo, pero después con una entrega sucesiva de atención a cada uno de ellos. Puede ser una vez por mes, algo cortito, no preparen discursos con introducción y capítulos y demás, es disponibilidad: Vos para mí, existís, yo estoy acá frente a vos. Eso es importante. Sin tiempo, no hay encuentro.

 

En el encuentro se suspende el fluir temporal (Estar con el otro nos pone fuera del vórtice)

 

A veces pasa que al estar con amigos se dice: “¡Mira la hora que se hizo!” porque cuando uno está con amigos, el agrado de estar juntos hace que se suspenda un poco el flujo temporal. Parece complicado poner esta actitud en el aula donde cada minuto tiene su tarea, sin embargo, es un gasto de tiempo que tenemos que hacer porque sin eso, todo lo que hagamos de esfuerzo probablemente no tengan los resultados que estamos buscando.

 

Hace falta decisión para el encuentro con el otro (Hay que abandonar los roles estereotipados y volver a ser personas)

 

No soy “el profesor” y ellos “los alumnos”, sino que somos personas. Yo cumplo el papel del adulto, ustedes son los que tienen que aprender, hay cosas que sabemos con certeza, con seguridad y ellos no las saben  y están en la búsqueda, no las saben pero buscan una figura de adulto que valga la pena, no para imitar, sino como referente. No nos hacen falta los roles estereotipados. Ir al encuentro significa que yo me asumo como persona y los asumo a cada uno de ellos como personas.

 

La metáfora del rostro indica que en el encuentro vamos desarmados de perentoriedad, impaciencia, cerrazón

 

La cara no tiene armaduras, la cara está desnuda pero no es indecente. Vamos con lo que somos, sin caretas. Esa autenticidad es lo que acerca y rompe murallas.

 

Proponer un mundo al otro

"La explicitación de un pensamiento sólo puede hacerse entre dos; no se limita a encontrar lo que ya se poseía. Pero la primera enseñanza del que enseña es su presencia misma enseñante".

(E. Lévinas)

 

Cuando yo me abro, al encontrarme con el otro, podría tener la tentación de poner todas mis certezas, pero no se puede hacer llover todo lo que sabemos sobre los demás, tenemos que tener en cuenta que para que capten lo que decimos, nuestro pensamiento se tiene que desarrollar de manera dialógica o dialogal. Eso es lo que nos dice Levinás, que el pensamiento siempre se tiene que desarrollar en forma dialogal.

 

Nosotros hacemos eso, aunque sea les preguntamos o los miramos para ver si siguen lo que estamos diciendo. No es que uno piensa por su cuenta y ya está, uno construye su pensamiento hablando con el otro y se aclara cosas. Cuando enseñamos sabemos mejor lo que sabemos, porque nos damos cuenta de cuántas maneras distintas se puede contradecir y cómo tenemos que reforzar los trazos racionales para que se entienda.

 

Cuando uno abre este esquema da la impresión de que entonces nadie enseña nada, como el primer Freire que decía que todos enseñamos y aprendemos, pero al principio da la impresión de que ninguno de nosotros tiene nada para enseñar y que aparentemente no hay ningún contenido; pero sobre todo, que si pretendíamos enseñar algo verdadero, hablar de la verdad era algo violento, porque era imponer.

 

Como creyentes sabemos que a pesar de tener certeza de la fuente de la verdad, porque creemos en Dios, sin embargo también buscamos la verdad pero la búsqueda de la verdad y la entrega de esos pedazos de verdad que uno encontró no significan violencia.

 

No violencia y verdad

“La no violencia (ahimsa) y la verdad son tan interdependientes que es prácticamente imposible separarlas. Son como las dos caras de una misma moneda, o mejor dicho, de un disco metálico en el cual no está impresa ninguna figura ¿Quién puede distinguir una parte de la otra? Sin embargo, la no violencia es el medio y la verdad, el fin”.

(Mohandas Karamchand Gandhi)

 

Un texto de Gandhi que es fundamental, hecho por alguien que era creyente en otras cosas y sin embargo, tan humano que se dio cuenta que la verdad y la no violencia van de la mano juntas.

Es más violenta la no verdad que la verdad. Así, como pretendemos encontrarnos en valores compartidos, no en ningún valor, el valor del respeto del otro. Es verdad que hay que respetar, eso es lo no violento. Es más violento el engaño, la persuasión, el lavado de cerebro, el adoctrinamiento, eso es más violento que la sincera búsqueda de la verdad y la entrega de esas porciones de verdad que uno descubrió.

 

Cuando hablamos de tolerancia, a veces podemos caer en el rol de que tolerancia significa que todo vale para llevarme bien con todo el mundo, pero en realidad si no hay un punto de encuentro, no hay encuentro. Un punto de encuentro por lo menos en el valor de las personas. Después buscamos si se puede construir algo, pero sin verdad no hay encuentro. La primera verdad es el valor de cada ser humano. Renunciar a la verdad en nombre de una malentendida tolerancia, es cortar las raíces del árbol donde queremos treparnos. Si todo vale, entonces nada vale. No tendríamos derecho a educar a nadie, si no hubiese algo verdadero en lo que tenemos como propuestas de educación. ¿Por qué tendríamos que decirles nuestra versión de los hechos si cualquier otra versión es válida? No deberíamos instruir.

 

Si no tenés nada para darles, a veces lo mejor es no darles nada; pero si uno piensa que tiene cosas válidas para la vida para darles, eso es lo que lo habilita a hacerlo y lo que lo impulsa a hacerlo. Nosotros estamos convencidos de que tenemos algo que les sirve para la vida, para la convivencia, para la cabeza, para ubicarse, para que nadie les haga el verso sin que ellos tengan una idea propia.

 

…“La no violencia es el medio y la verdad el fin”. La verdad es el fin, alinearnos en busca de la verdad, ese es el fin de la educación. Abrir los canales para la búsqueda de la verdad. Eso es claramente parte de lo que nosotros hacemos.

 

Una verdad común

“A menudo la verdad queda hoy reducida a la autenticidad subjetiva del individuo, válida sólo para la vida de cada uno. Una verdad común nos da miedo, porque la identificamos con la imposición intransigente de los totalitarismos”.

(Lumen Fidei N° 34)

 

Podemos pensar y preguntarnos: La “verdad”, cuando no es verdadera, es violenta. Cuando no hay posibilidad de que te repregunten, cuando no hay posibilidad de hacer un recorrido, cuando no hay posibilidad de hacer preguntas hipotéticas, entonces estamos aplastando. “Es así y punto”. La flexibilidad se da en el recorrido para la conquista de la verdad.

 

 “Sin embargo, si es la verdad del amor, si es la verdad que se desvela en el encuentro personal con el Otro y con los otros, entonces se libera de su clausura en el ámbito privado para formar parte del bien común. La verdad de un amor no se impone con la violencia, no aplasta a la persona. Naciendo del amor puede llegar al corazón, al centro personal de cada hombre”.

(SS Benedicto XVI y SS Francisco, Lumen Fidei, 2013)

 

Una verdad que se busca, una verdad que se ofrece, una verdad que cala hondo, porque en el fondo está diciendo que la labor docente es una labor de amor al otro. Una labor por la cual yo me pongo a disponibilidad del otro, no ejerzo el poder, al revés, sino el servicio de hacerlos crecer. Les doy los elementos que creo que funcionan para su crecimiento, para su vida, para la vida con los demás, les enseño la convivencia, ejercito cierto grado de justicia. Los chicos están a la espera de que hagamos algo de justicia.

 

Educar y amar

“Los sentimientos personales desempeñan en los grandes acontecimientos del mundo un papel que nunca se discierne en toda su extensión. El hecho de que haya amistad o no entre dos seres humanos, en ciertos casos puede ser decisivo para la humanidad”.

(Simone Weil)

 

Simone Weil, luego de que Francia quedara invadida por el nazismo, se dio cuenta que ocurrió porque la gente se preocupó sólo por sus derechos y no por los de los demás. Cuando el nazismo llegó a Francia ya era tarde para reaccionar.

 

Empezó a pensar: Hay que armar un país distinto sobre la base de algunos puntos firmes, el primero de estos puntos fue: La obligación precede y funda una cultura de los derechos. La obligación antes que los derechos. Ella decía que se puede medir el grado de civilización de un país, por cuánto valen las obligaciones recíprocas: Si la gente se siente obligada el uno frente al otro, entonces es un país civilizado. Si en cambio, reclaman derechos y no reconocen sus obligaciones, van mal.

 

Y la otra cosa que dice es que hay que darles a todos la posibilidad de educarse y desarrollarse intelectualmente. También descubre que en este esfuerzo por educar, la vinculación afectiva es fundamental. No te creen si no te quieren.

 

“Los sentimientos personales desempeñan en los grandes acontecimientos del mundo un papel que nunca se discierne en toda su extensión. El hecho de que haya amistad o no entre dos seres humanos, en ciertos casos puede ser decisivo para la humanidad”.

 

No desvaloricemos lo afectivo, que tiene que trabajar junto con lo racional. Nosotros no somos ni una máquina pensante, ni una fábrica de emociones. Somos seres humanos, personas, ambas cosas funcionan a la vez.

 

Entonces, ella dice:

“Una verdad aparece sólo en el espíritu de un ser humano particular. ¿Cómo hará para comunicarla? Si trata de exponerla, no será escuchado; pues los otros al no conocer esta verdad no la reconocerán como tal, no sabrán que lo que está diciendo es verdadero, no le dispensarán atención suficiente para descubrirlo, pues no tendrán ningún motivo para realizar ese esfuerzo de atención. Pero la amistad, la admiración, la simpatía o cualquier otro sentimiento positivo los dispondrán naturalmente a un cierto grado de atención. Un hombre que tiene algo nuevo que decir, sólo será escuchado en un comienzo por aquellos que lo aman”. 

(Simone Weil)

 

El docente que va al aula sabe algunas verdades, los otros todavía no. ¿Cómo hará para que ellos le crean?

Esto muestra que no vamos a cumplir nuestro trabajo y punto. Lo lindo, lo arriesgado y lo satisfactorio de la labor docente, es que todos los días se renuevan nuestros propósitos y que algo nuevo se hace.

 

La Dra. Del Bosco cerró con un comentario de un adulto que había hecho el secundario, al respecto del proyecto Emaús de Caritas que construye escuelas secundarias en zonas periféricas marginales: “¡No todo está perdido!”.

 

Algunos jóvenes no van al secundario porque hay un imaginario colectivo que hace que no se vean en una situación distinta a la que están, perpetúan la marginalidad. Alguien rompió esa barrera para una vinculación personal.

Nosotros, muchos de los cuales compartimos la fe, sabemos que Dios nos da un pedacito de humanidad sobre la cual trabajar y que cuando algo nuevo sucede en ese pedacito, no todo está perdido.

 

Uno quisiera cambiarlo todo pero cuando no puede, se desmorona; pero si esa parte que nos ha sido dada a la que hemos sido dados también, puede funcionar, si algo se mueve ahí adentro, si hay amistad, admiración, atención, ¡No todo está perdido! Y para esa gente habrá un cambio fundamental.

 

Para alguno de nuestros alumnos, nuestra presencia con todo esto será un cambio radical, será la oportunidad. Esperemos que para todos, pero para alguno seguro será un cambio total, el comienzo de otra cosa y nosotros hemos sido los humildes instrumentos porque creemos en esto. Por más que canse, no dejamos nuestro trabajo porque nos gusta. Sabemos que trabajamos para Dios y que trabajamos con la mejor materia prima que existe en la tierra, y eso hay que agradecerlo.

 

up

 

 

___________________________________________________________________

 

COMISIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL - DIÓCESIS DE MORÓN

Ruth Andrada - Adolfo Páez

Coordinación y Oficina de Prensa: Fabián Parodi

 

Oficina de Prensa del Obispado de Morón

De lunes a viernes de 9 a 12 horas.

Buen Viaje 936 - Morón     

Teléfono: 4629-3143

E-mail: obmoronprensa@speedy.com.ar

 

Se autoriza la reproducción total o parcial de la información que ponemos al servicio de nuestros lectores, citando la fuente (Koinonia, newsletter de la Oficina de Prensa del Obispado de Morón).
Este servicio cumple con la legislación sobre correo electrónico y no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Su dirección de correo ha ingresado a nuestra base de datos por medio de solicitud o recomendación de nuestros usuarios. Si ha recibido este mensaje por error o simplemente desea cancelar la suscripción, puede hacerlo en la siguiente dirección:
obmoronprensa@speedy.com.ar
Pe
dimos por favor, sobre todo a las cuentas LIVE, HOTMAIL y OUTLOOK, no marcar este correo como CORREO NO DESEADO, porque de hacerlo, se afecta a los demás miembros de la red.

Altas CLICK AQUÍ